Miguel Tomé Pueyo: "Nos gustaría que todos los clubes hicieran suyo el Proyecto Buen Rollito"

Fecha: 24/10/2016

Miguel Tomé junto a Ramón Hernández, Secretario de la FTF

Comienza una nueva temporada en el fútbol base de la isla y en la Federación Tinerfeña de Fútbol se palpa la ilusión. Un año más y después de que se tomara como referencia el primer código ético redactado por el club Casablanca Tejina a finales del primer decenio de siglo, el equipo de trabajo del Proyecto Buen Rollito está preparado para afrontar (con la misma entrega que el primer día), todo un año cargado de continuos encuentros con los clubes y agentes sociales que participan en el fútbol con el fin de lograr que desde lo más pequeños se logren conductas positivas durante el juego. Desde 2013, Miguel Tomé y su equipo llevan al frente de este proyecto, pionero en España y en el que incluso la RFEF ha puesto su mirada como modelo a seguir. 

¿Cómo surge esta iniciativa?

Es muy simple, en un momento determinado, hicimos una reflexión con los clubes de la isla para conocer de primera mano qué es lo que nos preocupaba en los terrenos de juego. Existen una serie de debilidades y fortalezas. Poniendo la mirada en los árbitros ellos nos han ido aproximando a cuáles son las principales preocupaciones: determinados comportamientos de entrenadores con niños y niñas en las gradas o entre espectadores, por ejemplo. Recopilamos esa información y trabajamos sobre una serie de documentos ya (Leyes sobre violencia en el deporte, Reglamentos vinculados o Códigos FIFA), y después de una ardua labor concluimos que deben ser las personas que actúan dentro del campo los verdaderos protagonistas de esta historia.

Se pare de un punto cero, entonces

No. Ya existía un club pionero en esto que era el Casablanca en Tejina que allá por 2009 había redactado un Código Ético que compartió con los padres de los menores. Recuperamos esa información y experiencias e invitamos a diferentes clubes y al Comité de Árbitros. En un primer momento se inscriben en el proyecto 20 clubes, introduciéndolo dentro del Proyecto Juego Limpio creado por el Cabildo Insular de Tenerife. Entonces comenzamos su redacción donde cada club en su campo y con sus agentes interventores (entrenadores, jugadores, familias, etc...), reflexionan sobre lo que preocupa y lo que gusta. 

En un terreno de juego interactúan cuatro roles: jugadores, entrenador, árbitros y espectadores. Y de aquí extraemos qué es lo que nos preocupa. Las conductas conllevan actitudes y es ahí donde incidimos nuestro esfuerzo. Por ejemplo, los primeros datos reflejaban que al finalizar cada partido nadie reflejaba problema alguno con la actuación arbitral. Sin embargo habían conductas que nos preocupaban.

Y es ahí donde se inicia el verdadero trabajo de campo

Rápidamente planteamos un grupo de trabajo para saber qué es lo que nos gustaría. Por ejemplo, nos preocupa que en el fútbol ocho comience a llamarse al colegiado arbi y no árbitro.Se tienen que hacer respetar. Son árbitros. Pues valorando toda esa serie de intercciones (jugador con jugador, entrenador con espectador, etc...), las mezclamos con el fin de extraer el mayor número de datos posibles. Y estas conductas que conllevan al cambio las denominamos "Espíritu Buen Rollito". En respeto a todo el colectivo y clubes que participan. Es así como nace todo.

Buscamos una promoción de la convivencia, asumiendo que hay comportamientos que no son deseables. En vez de prevenir, subimos al escalón más alto y trabajamos desde una perspectiva más global. Así utilizamos todo lo bueno que tenemos empleándolo en positivo y mejoraremos los fallos entendiendo el conflicto como una oportunidad de mejora.

Por lo que cuenta, esto sin duda es un caso de éxito en España 

No hay otro. Somos los primeros y únicos en todo el territorio nacional. Junto al que posee la RFEF. Es muy completo porque utilizamos valores instrumentales en la educación de los menores antes que los finalistas. 

Educar a los menores. Su futuro depende de ello

En Europa existe una preocupación permanente por la educación. Pero nos cuesta asumir que el campo de fútbol es un espacio potente para formar. Más que un aula, tal vez. El fútbol tiene una potencia con respecto a esto a tener en cuenta. Y sin embargo nos parece normal que muchos entrenadores en el deporte base son personas voluntarias sin formación. No todo el mundo es entrenador pese a que lo demos por hecho. Por eso ya hemos comenzado una campaña en el fútbol ocho para formar a monitores de los clubes. Una iniciativa altamente demandada y que está teniendo muy buena aceptación.

¿Proyecto Buen Rollito se desarrolla en paralelo con otros planes?

Con el Balón de Oro, por ejemplo, cuyo origen parte en el club Coromoto y donde se hace entrega al equipo líder en juego limpio seis balones de color dorado para que disputen la competición con ellos en reconocimiento a su fair play.

¿De cuántas líneas de actuación hablamos?

Hasta cinco. Queremos que cada club lo haga de manera autónoma, por sí mismos, puesto que es un Código hecho por todos. Estas líneas de actuación son:

a) Espíritu Buen Rollito. Desde el fútbol sensibilizamos a todo el mundo en positivo gracias a la importante labor de nuestro Departamento de Comunicación. Y vemos como poco a poco surgen modelos de referencia a seguir. Además, no quisiera dejar de valorar la Gala del Deporte que se lleva a cabo cada año y donde miles de niños reciben su copa. Todos tienen la suya. No solo los campeones.

b) TATE: Todos Aprendemos Todos Educamos. Intentamos educar a los niños en las conductas del Código Ético. Por ejemplo, que traten de "usted" al árbitro o cómo deben finalizar el protocolo de la firma del acta para que poco a poco lo vayan implementando en su conducta. 

c) Observatorio del Juego Limpio (E3+): a partir del Balón de Oro queremos saber qué está pasando y cómo evaluamos al conjunto de los equipos. Planteamos una hoja en la que árbitro y entrenadores evalúan a las aficiones, escribiendo lo que les preocupa durante el partido. El Comité de Árbitros colabora con gran predisposición; nos cuentan muchas cosas buenas y también malas. Las buenas las premiamos de manera privada a la persona que lo ha hecho (jugadores, espectadores o entrenadores); y lo que nos preocupa realizamos una observación para ver su evolución. En ocasiones requiere de una intervención con una sanción y otras no. 

d) SUERTE: Saber Utilizar Efectivamente Recursos para Tener Éxitos. Si los monitores no están formados habrá que hacerlo. Porque aprovechándose de todos los recursos y estando formados, las probabilidades de éxito serán mayores.

e) Evaluación del proceso y Mantenimiento de la participación de los clubes: Que todas las delegaciones sepan qué estamos haciendo y se sientan partícipes de ello.

Esto es un proceso de participación y voluntariedad. Es un modelo participativo. A final de cada temporada evaluamos cómo ha sido la competición. Si se han dado cambios o no y qué mejoras o conductas a potenciar son necesarias. Hemos conseguido que todos los clubes, en la actualidad, participen. Por lo que desde esta temporada ampliaremos el espectro al resto de islas de la provincia. A más ampliación habrá más grupos de trabajo.

Su equipo y usted tendrán un sueño

Ver a los niños que son felices. Que se desenvuelvan en un entorno donde padres, entrenadores y árbitros conviven con ellos mientras disfrutan de su deporte favorito. Si hacen amigos entre ellos, ¿qué mas podemos pedir? Pero si adaptamos el objetivo al proyecto en sí, la respuesta es clara: nos gustaría que todos los clubes fueran protagonistas y que hicieran esto como suyo. Porque esto es un proyecto hecho por todos y cada uno de ellos.

 

 



Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitarle su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

Acepto