Reglamento Disciplinario de la Federación Canaria de Fútbol

TÍTULO II - De las infracciones y sus sanciones
Capítulo I - De las infracciones (Art. 36 al 59)

Artículo 36.- Las infracciones deportivas se clasifican en muy graves, graves y leves.

SECCION I: DE LAS INFRACCIONES MUY GRAVES

Artículo 37.- 1. Incurrirán, como responsables de una falta muy grave, en las sanciones que prevé el Artículo 83, apartados A) y B), del presente Reglamento, quienes resultaren autores de las siguientes infracciones:

a) Abuso de autoridad.

b) Quebrantamiento de sanción impuesta que resulte ejecutiva por falta grave o muy grave, o de medidas cautelares.

c) Actos de agresión a los miembros del estamento arbitral o, en los demás casos, cuando originen consecuencias de notoria gravedad.

d) Declaraciones públicas de directivos, futbolistas, árbitros, entrenadores o socios, que inciten a sus equipos o a los espectadores a la violencia.

e) lnasistencia, no justificada, a las convocatorias de las Selecciones, entendiéndose aquéllas las referidas a entrenamientos, concentraciones, o celebración efectiva de partidos o competiciones.

f) Participación en competiciones organizadas por países que promueven la discriminación racial, o sobre los que pesen sanciones impuestas por los organismos internacionales.

g) Actos notorios y públicos que afecten a la dignidad o decoro deportivos, cuando revistan una especial gravedad, o reincidencia en infracciones graves de esta naturaleza.

h) Manipulación o alteración del material o equipamiento deportivo que conculque las reglas técnicas del fútbol, cuando ello altere la seguridad de la competición o suponga riesgo para la integridad de las personas.

i) Manipulación, alteración o falsificación de los datos contenidos en las licencias y/o cualesquiera otros documentos, que la Federación Canaria de Fútbol o las Federaciones Interinsulares respectivas, consideren como oficiales en el ámbito de sus competencias.

j) Incumplimiento de las resoluciones de los órganos disciplinarios.

k) En general, las conductas contrarias al buen orden deportivo, cuando se reputen como muy graves.

2. Para la determinación, tanto de la clase de sanción como del grado en que debe imponerse, los órganos disciplinarios aplicarán las reglas que, a tal fin, prevé el presente Reglamento.

3. Son infracciones muy graves, además de las señaladas en los apartados anteriores de este Artículo, las previstas en la Ley 8/97, de 9 de julio, Canaria del Deporte y normas que la desarrollan.

Artículo 38.- 1.Los que con dádivas, presentes, ofrecimiento o promesas a los árbitros obtuvieren o intentaron obtener una actuación parcial y quienes los aceptaran o recibieren, serán sancionados, como autores de una infracción muy grave, con inhabilitación por tiempo de dos a cinco años; además se deducirán tres puntos en su clasificación a los Clubs implicados, anulándose el partido, cuya repetición procederá en el supuesto que prevé el punto 1 del Artículo siguiente.

2.Quienes, sin ser responsables directos de hechos de tal naturaleza, intervengan de algún modo en los mismos, serán sancionados con inhabilitación o privación de su licencia por tiempo de dos años.

3.En todo caso procederá el decomiso de las cantidades si éstas se hubieren hecho efectivas.

Artículo 39.- 1.Los que intervengan en acuerdos conducentes a la obtención de un resultado predeterminado de un encuentro, ya sea por la anómala actuación de uno o de los dos equipos contendientes o de alguno de sus jugadores, ya utilizando como medio indirecto la indebida alineación de cualquiera de éstos, la presentación de un equipo notoriamente inferior al habitual u otro procedimiento conducente al mismo propósito, serán sancionados, como autores de una infracción muy grave, con inhabilitación por tiempo de dos a cinco años, y se deducirán tres puntos de su clasificación a los Clubs implicados, declarándose nulo el partido, cuya repetición sólo procederá en el supuesto de que uno de los dos oponentes no fuese culpable y se derivase perjuicio para éste o para terceros tampoco responsables.

2.Los que participen en hechos de esta clase como cómplices o cooperadores necesarios, serán sancionados con inhabilitación o privación de licencia por tiempo de dos años.

3.Si en esta clase de ilícitos acuerdos mediare entrega o promesa de cantidad, procederá el decomiso de la que, en su caso, se hubiera hecho efectiva.

Artículo 40.- 1. Al club que alinee indebidamente a un futbolista por no reunir los requisitos reglamentarios para poder participar en un partido, se le dará por perdido, declarándose vencedor al oponente con un resultado de tres goles a cero - salvo que se hubiera obtenido un tanteo superior -, si la competición fuere por puntos, y multa.

Si lo fuere por eliminatorias, se resolverá la de que se trate en favor del inocente. Tratándose de este supuesto, si faltare por celebrar el segundo de los encuentros en el campo de este último, el culpable deberá indemnizarle en la cuantía que se determine en función al promedio de las recaudaciones de competiciones de clase análoga durante las dos anteriores temporadas. Además, se impondrá al club responsable multa accesoria en la cuantía que figura en el Anexo de este Reglamento. 

2. Si la alineación indebida del futbolista hubiera sido motivada por estar el mismo sujeto a sanción disciplinaria, el partido en cuestión, declarado como perdido para el club infractor, se computará para el cumplimiento de la sanción impuesta al jugador que intervino indebidamente.

3. a) Tratándose de la clase de infracciones a que se refiere el presente Artículo, estarán legitimados para actuar como denunciantes los Clubs integrados en la división o grupo al que pertenezca el presunto infractor, debiendo, en tal caso, incoar el correspondiente procedimiento el órgano disciplinario competente. La denuncia deberá presentarse en un plazo que se hará coincidir con el establecido en el artículo 97.3 del presente Reglamento, esto es, no más tarde de las 20:00 horas del segundo día hábil siguiente al del partido de que se trate.

b) Es requisito necesario la aportación, por el denunciante o reclamante, de un principio de prueba sobre la presunta comisión de la infracción de alineación indebida. En caso contrario, el órgano disciplinario ordenará el archivo de las actuaciones conforme al artículo 94.1 b) del presente Reglamento Disciplinario.

4. En el supuesto que la alineación indebida se produjera por los dos Clubs que disputan un mismo encuentro computará a efectos clasificatorio como partido jugado pero sin otorgar puntos a ninguno de los dos contendientes.

5. Cuando se produzca una alineación indebida por suplantación de identidad, el equipo infractor será sancionado con la pérdida del partido por tres goles a cero, descuento de entre seis y diez puntos de la clasificación y multa accesoria en la cuantía de entre 300 y 600 euros, independientemente de la categoría y modalidad. En el caso de que se produzca una segunda infracción en la misma temporada, por este supuesto o por cualquiera de los que expresamente prevén los puntos 6 o 7 del presente artículo, el  infractor será excluido de todas las competiciones, correspondiéndole además, la aplicación del resto de efectos que el artículo 41 prevé para la segunda incomparecencia, si bien la multa accesoria será en la cuantía de entre 700 y 1000 euros.


6. Cuando se trate de una alineación indebida derivada de la participación de uno o más futbolistas en un partido oficial, sin que aquel o aquellos se encuentren inscritos reglamentariamente, o mediante el uso de licencias cuyos datos hayan sido manipulados, el equipo infractor será sancionado con la pérdida del partido por tres goles a cero, descuento de entre seis y diez puntos de la clasificación y multa accesoria en la cuantía de entre 300 a 600 euros, independientemente de la categoría y modalidad. En el caso de que se produzca una segunda infracción en la misma temporada, por este supuesto o por cualquiera de los que expresamente prevén los puntos 5 o 7 del presente artículo, el infractor será excluido de todas las competiciones, correspondiéndole además, la aplicación del resto de efectos que el artículo 41 prevé para la segunda incomparecencia, si bien la multa accesoria será en la cuantía de entre 700 a 1000 euros.


7. Si la alineación indebida se hubiese producido falsificando los datos o las fotografías de una licencia obtenida a través del sistema de gestión de tramitación online, se impondrá al infractor las sanciones de pérdida del partido por tres goles a cero, multa accesoria en la cuantía de 400 euros –independientemente de la categoría y modalidad- descuento de seis puntos de la clasificación general y apercibimiento de exclusión de la competición en caso de incurrir en una segunda infracción en la misma temporada. En el caso de que se produzca una segunda infracción en la misma temporada, por este supuesto o por cualquiera de los que expresamente prevén los puntos 5 o 6 del presente artículo, el infractor será excluido de todas las competiciones, correspondiéndole además, la aplicación del resto de efectos que el artículo 41 prevé para la segunda incomparecencia, si bien la multa accesoria será en la cuantía de 600 euros.


8. Cuando la comisión de tal infracción sea como consecuencia de aportar datos falsos en lo relativo al reconocimiento médico, el infractor será sancionado con la pérdida del partido por tres goles a cero, exclusión de todas las competiciones, con imposibilidad de participar en cualesquiera de aquellas, las dos próximas temporadas y multa accesoria en la cuantía de 1000 euros.

 Si dos equipos de un mismo club, incurrieran dentro de una misma temporada en la infracción prevista en el punto 8 del presente artículo, se impondrá al club la sanción de expulsión de todas las competiciones oficiales en las que participe.


9. Los directivos y/o personas con licencia federativa de un club que fuesen declarados responsables de los hechos recogidos en los puntos 5, 6, 7 y 8 del presente Artículo, serán inhabilitados o suspendidos por tiempo de dos meses a cuatro años, y multa al club en la cuantía de entre 300 a 3000 euros.

La inhabilitación será extensiva a cualquier cargo susceptible de ejercerse dentro de la organización federativa, así como en el caso de la suspensión, también conllevará la imposibilidad de obtener cualquier otra licencia contemplada en la normativa reglamentaria. 

En caso de reincidencia, el infractor podrá ser inhabilitado o suspendido a perpetuidad.

Artículo 41.- 1. La incomparecencia de un equipo a un partido oficial producirá las siguientes consecuencias:

a) Tratándose de una competición por puntos, se computará el partido por perdido al infractor, por tres goles a cero, descontándole, además, tres puntos de la clasificación general. En el supuesto que se hubiera obtenido un resultado superior como consecuencia de la negativa a continuar o retirada del equipo del partido, se computará el resultado existente en el momento de la suspensión, salvo que ello suponga perjuicios a terceros, en cuyo caso el Órgano Disciplinario aplicará las disposiciones reglamentarias que procedan.

En el supuesto de una segunda incomparecencia en la misma temporada, el culpable será excluido de la competición con los efectos siguientes:

Se respetarán todas las puntuaciones obtenidas por los demás clubes hasta el momento, y el resto de los encuentros a celebrar se dará por vencedor a los oponentes por el por el coeficiente que resulte de los goles encajados por el número de partidos disputados hasta ese momento. Si el coeficiente de goles resulta un número entero decimal, se tomará el número natural superior.”

El Club así excluido quedará adscrito al término de la temporada a la categoría inmediatamente inferior, o sin derecho a participar si la infracción se produce en una última o única categoría, - computándose en las plazas previstas para el descenso en las bases de la competición - y sin derecho a ascender hasta transcurrida una más.

b) Siendo la competición por eliminatorias, se considerará perdida para el incomparecido la fase de que se trate; y si se produjese en el partido final, se proclamará campeón el equipo inocente.

En cualquier caso, el incomparecido no podrá participar en la próxima edición del torneo.

c) Si el incompareciente fuera el equipo visitante, deberá indemnizar al oponente en la forma que determina el punto 1 del Artículo 40 del presente ordenamiento.

d) La incomparecencia injustificada, determinará para el infractor, como sanción pecuniaria accesoria, la multa que corresponda, si bien, en el supuesto específico de que aquella se produjese en un encuentro donde el infractor debiera haberse desplazado a otra isla de las que conforman el Archipiélago Canario, la multa será en la cuantía de entre 500 y 3000 euros, según el caso de que se trate.

Asimismo, en cualquier caso, la incomparecencia injustificada supondrá para el infractor la obligación de abonar los derechos arbitrales inherentes al encuentro.

2. Se considera como incomparecencia al efecto que prevé el presente Artículo, el hecho de no acudir a un compromiso deportivo en la fecha señalada en el calendario oficial o fijada por el órgano competente, ya sea por voluntad dolosa, ya por notoria negligencia; y asimismo, aun compareciendo el equipo, incluso celebrándose el partido, si no son suficientes los jugadores en los que concurren las condiciones o requisitos reglamentariamente establecidos con carácter general o específico salvo, en este último supuesto, que exista causa o razón que no hubiera podido preverse o que, prevista, fuera inevitable sin que pueda entenderse como tal el que haya mediado alguna circunstancia, imputable al club de que se trate, que constituya causa mediata de que no participen los futbolistas obligados a ello, sin perjuicio de la responsabilidad en que los mismos pudieran incurrir.

3. Si una vez suspendido un partido, no fuere posible la reanudación del mismo por no poder presentar uno de los equipos más de seis futbolistas, al haber sido expulsados los restantes, se le dará a éste por incomparecido, siendo aplicables por tanto las sanciones previstas en el presente artículo, con la única salvedad de que no se descontarán puntos de la clasificación.

4. Sancionada la incomparecencia por el órgano disciplinario competente, el partido declarado como perdido para el equipo infractor, se computará para el cumplimiento de las sanciones que tuvieren pendientes cualesquiera de los futbolistas pertenecientes al equipo que sí compareció a su compromiso deportivo, pero nunca para el infractor.

5. En el caso de que la incomparecencia sea declarada como consecuencia de que un equipo participe en un encuentro de competición oficial con un número de futbolistas que no reúnan las condiciones reglamentarias, por no tener licencia en vigor, el infractor será sancionado con la pérdida del partido por tres goles a cero, descuento de entre seis y diez puntos de la clasificación y multa accesoria en la cuantía de entre 300 a 600 euros, independientemente de la categoría y modalidad. En el supuesto de una segunda infracción en la misma temporada, el infractor será excluido de la competición con los efectos que prevé el presente artículo para la segunda incomparecencia, si bien la multa accesoria será en la cuantía de entre 650 a 1000 euros.

Artículo 42.- Si un equipo no comparece con la antelación necesaria suficiente para que el partido comience a la hora fijada o, cuanto menos, una vez transcurrida la espera reglamentaria, por causas imputables a negligencia, y ello determina su suspensión, se le dará por perdido, declarándose vencedor al oponente por el tanteo de tres goles a cero y se le impondrá una multa en la cuantía de entre 100 y 500 euros.

Artículo 43.- La negativa de un equipo presente en el terreno de juego a iniciar el partido, o, una vez comenzado, a reanudarlo, produciéndose en consecuencia la retirada de los jugadores del campo, se calificará como incomparecencia, siendo aplicables a tales eventos las disposiciones contenidas en el Artículo 41 del presente ordenamiento.

Artículo 44.- 1.- La retirada de un club de la competición, una vez sea admitida definitivamente su inscripción y adscripción a la categoría que le correspondiese por la Federación Interinsular respectiva o una vez comenzada aquélla, determinará la imposición de multa en cuantía que le corresponda y serán además, de aplicación, las disposiciones contenidas en el Artículo 41, sobre exclusión, inclusión en la categoría inferior o no participación en la próxima edición del campeonato, así como las demás que determinen las disposiciones que se regulan en el citado precepto para los supuestos de incomparecencia.

2.- Como excepción a lo recogido en el punto anterior, no será aplicable al supuesto específico de retirada al que hace referencia el apartado anterior, lo dispuesto en el punto 4, del Artículo 41 del presente Reglamento.

Artículo 45.- 1. Cuando por segunda vez en la misma temporada se produzcan actos de agresión sancionados con carácter firme como falta grave o muy grave a miembros del estamento arbitral cuya autoría haya sido imputada a titulares de licencia federativa pertenecientes a un club o personas con acreditada vinculación a su organización interna, además de la sanción personal a los autores materiales de la infracción, ello conllevará la exclusión de la competición del equipo al que perteneciere o estuviere adscrito el autor, con las consecuencias que prevé el párrafo segundo del Artículo 41-1 a) de este reglamento. Si el autor material fuere directivo, delegado o personal al servicio o vinculado al club, se le declarará inhabilitado para asistir a encuentros en representación de cualquier equipo perteneciente al club durante el mismo periodo de tiempo que abarque la sanción de exclusión de la competición.

2. El equipo que, por cuarta vez en una misma temporada y competición, incumpla la obligación a que hace méritos el artículo 61 del presente Reglamento, será excluido de la competición, con las mismas consecuencias que prevé el párrafo segundo del artículo 41.1 a) de idéntico ordenamiento.

Siendo la competición por eliminatorias, el equipo será excluido la segunda vez que incumpla su obligación de abonar los correspondientes honorarios arbitrales en la forma, cuantía y condiciones establecidas, con las mismas consecuencias que prevé el párrafo anterior.

Artículo 46.-1. Cuando, con ocasión de un partido, se produzcan incidentes de público considerados de naturaleza muy grave, el órgano disciplinario, ponderando las circunstancias previstas en el punto 2 del presente artículo, podrá imponer cualesquiera de las sanciones previstas en el artículo 83.1) de este Cuerpo Normativo.

 2.- Se entiende por actos o conductas violentas o que incitan a la violencia en el fútbol, a los efectos de su participación en el presente artículo:

 a) La participación activa en altercados, riñas, peleas o desordenes públicos en los recintos deportivos, o en sus inmediaciones.

 b) La exhibición en las instalaciones deportivas o en sus inmediaciones, de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que inciten o fomenten los comportamientos violentos, racistas, xenófobos e intolerantes o constituyan manifiesto desprecio a cualquiera de los que intervengan en el partido.                                                                                                                        

 c) La entonación de cánticos que inciten a la violencia o constituyan manifiesto desprecio a las personas que intervienen en un encuentro.

 d) La invasión del terreno de juego produciéndose actos o expresiones violentas, racistas, xenófobas, discriminatorias o intolerantes.

 e) Las manifestaciones o declaraciones que se expresen con ocasión de la próxima celebración de un partido, conteniendo amenazas o incitación a la violencia o contribuyan a la creación de un clima hostil o antideportivo.

 f) La facilitación de medios de cualquier naturaleza, que den soporte a la actuación de personas o grupos violentos, para la comisión de los hechos descritos anteriormente.

 3.- También se considerará actos racistas, xenófobos e intolerantes en el fútbol a los efectos de su tipificación en el presente artículo:

 a) Las declaraciones en cuya virtud una persona o grupo de ellas amenace, insulte o veje a alguien por razón de su origen racial, étnico, geográfico o social, o por su religión, convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual.

b) Las actuaciones que supongan acoso, entendiendo por tal toda conducta relacionada con el origen racial, étnico, geográfico o social, así como la religión, convicciones, capacidad, edad u orientación sexual.

c) Las declaraciones, gestos o insultos proferidos en las instalaciones deportivas o en sus inmediaciones, que supongan un trato manifiestamente vejatorio para cualquier persona por razón de su origen racial, étnico, geográfico o social, así como por la religión, convicciones, capacidad, sexo u orientación sexual, así como los que inciten al odio o atenten gravemente contra los derechos, libertades y valores de las personas.

d) La entonación en las instalaciones deportivas o en sus inmediaciones de cánticos, sonidos y consignas, así como la exhibición de pancartas, banderas u otros símbolos, conteniendo mensajes vejatorios por razón de origen racial, étnico, geográfico, social o por la religión, convicciones, discapacidad, edad, sexo u orientación sexual, así como los que inciten al odio o atenten gravemente contra los derechos y libertades de las personas.

e) La facilitación de medios de cualquier naturaleza que den soporte a los actos de naturaleza racista, xenófoba o intolerante, enunciados en los anteriores apartados del presente artículo.

 4.- Se consideran específicamente como infracciones muy graves, la omisión del deber de asegurar el correcto desarrollo de los espectáculos deportivos que impliquen riesgos para los espectadores o para los participantes en los mismos, tanto en lo que se refiere al desarrollo de la propia actividad deportiva, como a la protección de los derechos fundamentales y, específicamente, los que impliquen comportamientos racistas, xenófobos o intolerantes.

 5.- Son igualmente infracciones específicas muy graves:

a) La omisión del deber de adoptar todas las medidas establecidas en la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, para asegurar el correcto desarrollo de los partidos con riesgos para los espectadores o para los participantes en los mismos y evitar la realización de actos o comportamientos racistas, xenófobos, intolerantes y contrarios a los derechos fundamentales.

b) La facilitación de medios técnicos, económicos, materiales, informáticos o tecnológicos que den soporte a la actuación de las personas o grupos que promuevan la violencia o las conductas racistas, xenófobas e intolerantes a que se refieren los apartados 2 y 3 del presente artículo.

6.- Para determinar la gravedad de los incidentes se tendrá en cuenta la transcendencia de los hechos, la existencia o ausencia de antecedentes, la adopción o no de medidas conducentes a la prevención de la violencia, el mayor o menor número de personas intervinientes y las demás circunstancias que el órgano disciplinario racionalmente pondere, entendiéndose siempre como bienes de especial protección jurídica la integridad física de los árbitros y jueces de línea y el normal desarrollo del juego; cualificándose, además, como factores específicos determinantes de la gravedad, la contumacia en la actitud violenta y la de que ésta no sea individualizada, sino colectiva o tumultuaria, salvo en el primer supuesto, que, aun tratándose de un incidente aislado, origine un resultado objetivamente grave, aunque no sea el árbitro o los jueces de línea las víctimas.

En aquellos supuestos en que resulte agredido el árbitro o los jueces de línea, habiendo precisado asistencia médica, aquél deberá remitir el correspondiente parte facultativo.

 7.- La identificación, detención y adoptación de medidas disciplinarias que en el orden interno pudieran adoptar los Clubs con respecto a las autores de cualquier tipo de incidentes de público, podrá ser tenido en cuenta por los órganos disciplinarios competentes en orden a la atenuación de las sanciones que proceda imponer.



Artículo 47.-Cuando con ocasión de un partido se produzcan incidentes de público considerados de naturaleza muy grave y se acredite de forma indubitada que los protagonistas de los mismos fueran seguidores del equipo visitante, se impondrán al equipo de que se trate las mismas sanciones previstas en el artículo 46.1 del presente reglamento.

Artículo 48.- Se sancionará con suspensión de dos a cuatro años al que agredirse a otro llevando a cabo la acción con inequívoco propósito de causar daño y originando el hecho lesión de especial gravedad, tanto por su propia naturaleza como por el tiempo de baja que suponga.

Si los ofendidos fueran el árbitro, sus asistentes o el cuarto árbitro, la sanción serán por tiempo de tres años y un día a ocho años. En este caso, la suspensión se extenderá a cualquier actividad en el seno de la organización federativa. Si fuere de extraordinaria gravedad y fuere reincidente, podrá inhabilitarse a perpetuidad.

SECCION II: DE LAS INFRACCIONES GRAVES

Artículo 49.- 1. Son infracciones graves, además de las previstas en la Ley 8/97, de 9 de julio, Canaria del Deporte, las contenidas en la presente Sección.

2. Será infracción grave el quebrantamiento de sanción por infracción leve.

Artículo 50.- 1.La promesa o entrega de cantidades en efectivo o compensaciones evaluables en dinero por parte de un tercer club como estímulo para lograr obtener un resultado positivo, así como su aceptación o recepción, se sancionará con suspensión por tiempo de uno a seis meses a las personas que hubieren sido responsables, y se impondrá a los Clubs implicados y a los receptores multa en la cuantía que corresponda, procediéndose, además, al decomiso de las cantidades hechas, en su caso, efectivas.

2.Los que intervengan en hechos de esta clase como meros intermediarios serán suspendidos o inhabilitados por tiempo de uno a tres meses.

Artículo 51.- 1. De los daños y desperfectos que se ocasionen en los recintos deportivos o en sus vestuarios e instalaciones anexas, serán responsables solidarios los Clubes cuyos directivos, jugadores, empleados, delegados o representantes acreditados sean los causantes.

La responsabilidad se extenderá al importe de las reparaciones necesarias y perjuicios debidamente acreditados, y se exigirá independientemente de cualesquiera otra responsabilidad disciplinaria en que los causantes de los daños hubieren podido incurrir.

2. En el supuesto de daños o desperfectos en vehículos del equipo arbitral o afectos a la organización federativa, que hayan sido estacionados en el interior del recinto deportivo del club organizador del partido y con conocimiento del citado club, independientemente de la identidad del autor material de los mismos, será responsable solidario el club a los efectos de abono de los desperfectos y reparaciones acreditados.

3. Cuando los daños, desperfectos, extravío, robo o hurto, se hubiesen producido respecto de los dispositivos electrónicos mediante los cuales los árbitros cumplimenten las actas y mientras aquéllos se encuentren en régimen de custodia por los delegados de campo o por cualquier otra persona designada por el club o incluso cuando los árbitros se vean en la obligación de realizar esa labor por dejación del propio club, independientemente de la identidad del autor material de los mismos, será responsable solidario el club a los efectos de abono de los desperfectos y reparaciones acreditados, o del importe total, también acreditado, del aparato en caso de extravío, robo o hurto.


Artículo 52.-1.- Los directivos y/o personas con licencia federativa de un club que fuesen declarados responsables de los hechos que define el Artículo 40 del presente Reglamento, serán inhabilitados o suspendidos por tiempo de dos meses a un año, y multa en la cuantía de entre 300 a 1000 euros.

 2.- Idénticos correctivos podrán aplicarse al jugador que intervenga antirreglamentariamente, salvo que se probase de manera indubitada que actuó cumpliendo órdenes de personas responsables del club o del equipo.


Artículo 53.- 1.- Si se produjera la vacante del entrenador una vez comenzada la competición el club estará obligado a contratar otro, debidamente titulado para la categoría que milite, en un plazo máximo de dos semanas, transcurrido dicho plazo se le impondrá la multa accesoria que corresponda por cada jornada que transcurra sin contratar alguno.

2.- Las multas a que hace referencia el apartado anterior, serán impuestas exponencialmente, de tal modo que su cuantía aumentará cada semana que el club no acredite haber contratado al nuevo entrenador, ello en la forma reglamentariamente prevista.

Artículo 54.- Los directivos y/o personas con licencia federativa de un club que fuesen declarados responsables de la situación que prevé el Artículo 41 serán sancionadas con inhabilitación o suspensión de dos a seis meses, salvo que se trate del supuesto previsto en el punto 5 del Artículo 41, en cuyo caso la inhabilitación o suspensión podrá ampliarse hasta un año, correspondiendo además una multa de hasta 2000 euros.

Artículo 55.- Cuando un equipo se presente en las instalaciones deportivas con notorio retraso no justificado pero, pese a la demora, esta circunstancia no impida la celebración del partido, se impondrá al club multa en la cuantía que corresponda y se suspenderá por tiempo de hasta dos meses a los directamente responsables.

Artículo 56.- Los Clubs que incumplan los deberes propios de la organización de los partidos y los que son necesarios para su normal desarrollo serán sancionados con multa en la cuantía que corresponda y, según la transcendencia del hecho, con clausura de sus instalaciones deportivas de uno a tres encuentros.

Artículo 57.- Cuando se alteren maliciosamente las condiciones del terreno de juego, o no se subsanen, pudiendo haberlo hecho, las deficiencias motivadas por fuerza mayor o accidente fortuito, determinando ello la suspensión del partido, éste se celebrará, en la fecha que el órgano disciplinario determine, en campo neutral y el club de que se trate será sancionado con la multa que corresponda, incurriendo además las personas directamente responsables del hecho en inhabilitación o suspensión por tiempo de uno a tres meses. Si el encuentro pudiera celebrarse se impondrá la multa y se amonestará públicamente a los responsables directos.

Artículo 58.- 1. Cuando con ocasión de un partido se produzcan incidentes de público calificados como graves se impondrá al equipo actuante como local la sanción de multa en la cuantía que corresponda, pudiéndose además, en función de las circunstancias concurrentes, acordarse la clausura del terreno de juego en cuantía de uno a tres partidos o que sus encuentros como local los dispute a puerta cerrada por un periodo de tiempo de entre uno y siete partidos. Si la instalación deportiva afectada no reuniera las condiciones que permitiesen llevar a cabo la ejecución de la resolución del órgano disciplinario, será el propio club sancionado quien deberá designar otra que sí cumpla aquellas.

2. Para la determinación de la gravedad de lo acaecido se estará a las reglas que se contienen en el Artículo 46.2 del presente Reglamento.

3. Cuando esta clase de incidentes sean protagonizados por personas indubitadamente identificadas como seguidores del equipo visitante, se impondrá a éste las mismas sanciones previstas en el punto 1 del presente Artículo.

Artículo 59.- Si en partidos que se jueguen en campo neutral se producen incidentes calificados como muy graves o graves se impondrá a los participantes o, en su caso, a uno de ambos si de modo indubitado se acredita que los protagonizaron sus seguidores, multa en la cuantía que corresponda.

Capítulo I - De las infracciones (Art. 60 al 82)

Artículo 60.-1.- Se impondrá la sanción, según determine el órgano disciplinario competente en base a las reglas que se contienen en el presente Reglamento, de multa en la cuantía que corresponda, inhabilitación o suspensión por tiempo de un mes a dos años o de al menos cuatro encuentros, clausura de hasta tres partidos o dos meses y/o jugar sus encuentros como local a puerta cerrada entre tres partidos y dos meses, por la comisión de las siguientes infracciones:

a) Incumplimiento, de órdenes, instrucciones, acuerdos u obligaciones reglamentarias que dicten los órganos federativos competentes.

b) Actos notorios y públicos que atenten a la dignidad o decoro deportivos.

c) Protesta tumultuaria al árbitro o asistentes sin posibilidad de identificación de los integrantes del tumulto.

2.- Los comportamientos racistas o xenófobos que no sean considerados como muy graves, que conlleven el empleo de manifestaciones, gestos, palabras o actitudes de cualquier clase, que entrañen desprecio, mofa, menosprecio o desdén hacia alguna o algunas personas por su pertenencia a una determinada etnia o alguna clase de grupo o comunidad singularizado por sus creencias, pensamiento u opinión.

 En el supuesto específico de que se trate del público o parte del mismo, antes, durante o tras la finalización de un partido, el club del que sean seguidores los autores de esos hechos, será sancionado, si fuese la primera vez, con multa en la cuantía de hasta 300 euros, y de hasta 600 euros en caso de reincidencia, ello con independencia de otras sanciones que correspondiese imponer.


Artículo 61.- El equipo que, por segunda vez en una misma temporada y competición, incumpla su obligación de abonar los correspondiente honorarios arbitrales en la forma, cuantía y condiciones que estén establecidas, será sancionado con la multa que corresponda.

Si lo fuese por tercera vez, se le deducirán dos puntos en su clasificación.

Artículo 62.- Se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos o por tiempo de hasta tres meses:

a) Provocar la animosidad del público, obteniendo tal propósito, salvo que, por producirse como consecuencia de ello incidentes graves, la infracción fuere constitutiva de mayor entidad.

b) Insultar u ofender de manera grave y/o reiterada al árbitro, jueces de línea, directivos o autoridades deportivas, salvo que constituya falta más grave.

c) Amenazar o coaccionar de manera o en términos que revelen la intención de llevar a cabo tan propósito, a las mismas personas que enumera el apartado anterior salvo, asimismo, si se considera infracción de entidad mayor.

d) Agarrar, empujar o zarandear a los árbitros o jueces de línea, directivos o autoridades deportivas de manera brusca, si no es constitutivo de infracción muy grave.

e) Producirse de maneraviolenta, con ocasión del juego, haciaun adversario, originando consecuencias dañosas o lesivas que sean consideradas como graves, por su propia naturaleza o por la inactividad que pudieran determinar, siempre que no constituya falta demayor entidad.

f) Agredir a otro, sin causar lesión cuando la acción tenga lugar estando el juego detenido o a distancia tal de donde el mismo se desarrolla que resulte imposible al agresor intervenir en un lance de aquél.

Artículo 63.-1.- Se sancionará con suspensión de trece a veinticinco partidos o por tiempo de tres meses y un día hasta un año, a quien cometa la falta que prevé el apartado f) del Artículo anterior, cuando aun no sufriendo lesión acreditada por parte facultativo, se estimara que hubo riesgo grave o muy grave, dada la naturaleza violenta de la acción descrita por el árbitro en el acta.

2.- La sanción será por tiempo de un año y un día hasta dos años, si la acción en cuestión  originase lesión que se acreditase mediante la aportación del correspondiente parte facultativo y siempre que no constituya falta más grave.


Artículo 64.- Incurrirá en suspensión de tres a seis meses el que agrediere a árbitros a sus asistentes o al cuarto árbitro, directivos, delegados de campo, técnicos, entrenadores o autoridades deportivas, siempre que la acción fuere única y no originase ninguna consecuencia dañosa.

Artículo 65.- La sanción anterior será por tiempo de seis meses y un día a tres años si el ofendido, aun no sufriendo lesión, precisara asistencia médica o, aun sin ello, se estimara que hubo riesgo grave, dada la naturaleza de la acción, siempre que ésta no constituya falta más grave.

Artículo 66.- 1. El árbitro que, con notoria falta de diligencia, redacte las actas describiendo las incidencias de manera equívoca u omitiendo en las mismas hechos, datos o aclaraciones esenciales para el posterior enjuiciamiento y calificación por los órganos disciplinarios, será sancionado por tiempo de dos a cuatro meses. Para valorar esta circunstancia, será necesario que por parte de los Clubs se haga constar dicha alegación en los plazos previstos en el Artículo 97.3 del presente Reglamento.

2. Si, interviniendo malicia, el árbitro no redactara fielmente las actas, falseara su contenido, en todo o en parte, desvirtuara u omitiese hechos o conductas, o faltare a la verdad o confundiese sobre unos u otras, será sancionado con suspensión de tres a doce meses. Si tal conducta produjera un grave perjuicio a un club, la sanción será de uno a tres años de suspensión.

3. Igualmente se sancionará con suspensión de dos a cuatro meses al árbitro que amenazare, coaccionare, retare o realizare actos vejatorios, de palabra o de obra, insultare, menospreciare u ofendiere de forma grave o reiterada a cualquier jugador, entrenador o miembro de los equipos contendientes así como a otros árbitros auxiliares o directivos, dirigentes, espectadores y autoridades deportivas.

4. Son también faltas graves, que serán sancionadas con suspensión de dos a cuatro meses:

a) La incomparecencia injustificada a un encuentro del árbitro y auxiliares designados para el mismo.

b) Suspender un encuentro sin la concurrencia de circunstancias previstas para ello.

c) La falta de informe, cuando le corresponda realizarlo o sea requerido para ello por el Comité Disciplinario respectivo, sobre hechos ocurridos antes, durante o después del encuentro.

d) Dirigir encuentros amistosos sin la correspondiente autorización y designación por el Comité Técnico respectivo.

5. El árbitro o arbitro asistente que durante el desarrollo del partido exhiba en cualquiera de las prendas de su uniforme palabras o leyenda de cualquier tipo, será sancionado con inhabilitación de 6 meses a 1 año en el ejercicio de su actividad deportiva. Se exceptúa la publicidad oficialmente aprobada por los Comités Interinsulares.

Artículo 67.- Cuando un delegado de campo o de equipo incumpla las obligaciones que le incumben y ello determine o provoque acciones que hicieran peligrar la integridad física de los árbitros, directivos, jugadores o técnicos, incurrirá en la sanción de suspensión de dos a seis meses.

Artículo 68.- 1. Son faltas específicas de los entrenadores:

a) No desempeñar las funciones de Entrenador en el Club por el que tiene suscrito contrato o permitir que persona distinta y no titulada ejerza funciones de entrenador

b) Desarrollar funciones dentro del Club en que presta sus servicios con mayor responsabilidad o superior categoría de las pactadas, con excepción del periodo de quince días, si hubiese concurrido la circunstancia de cese o dimisión de entrenador y como sustituto eventual del mismo.

c) Entrenar sin licencia.

d) Falsear la licencia, el contrato o cualesquiera otros documentos que sirvan de base para la obtención de aquélla.

e) La conducta antideportiva en los locales de la organización del colectivo de entrenadores o de cualquier otro órgano federativo.

f) La alteración maliciosa, por acción u omisión, de documentos propios del desarrollo de las actividades encuadradas en la organización del colectivo de entrenadores.

g) Participar, formular o difundir mediante cualquier medio de comunicación social, manifestaciones atentatorias al buen orden de la organización de los entrenadores y/o de la Federación Canaria de Fútbol y/o de las Federaciones Interinsulares, así como faltar al respeto y a la consideración debida en sus relaciones con sus compañeros, miembros de clubes, jugadores, árbitros y cualquier otro miembro perteneciente a la Federación Canaria de Fútbol y/o de las Federaciones Interinsulares.

h) El incumplimiento de las instrucciones recibidas y encaminadas a erradicar la violencia en los terrenos de juego y mantener la disciplina y el respecto a la autoridad arbitral.

i) El uso indebido de la credencial federativa.

j) La Inducción o complicidad de cualquier miembro del colectivo de entrenadores en la comisión de cualquiera de las infracciones contempladas en el presente artículo.

k) Agredir, amenazar, insultar, calumniar o injuriar a cualquier miembro del colectivo de entrenadores y/o de la Federación Canaria de Fútbol, así como de las Federaciones Interinsulares.

2. El autor responsable de esta clase de hechos será sancionado con suspensión de licencia de un mes a cuatro años.

3. Igualmente será sancionado el club responsable de tales hechos o que permitiera entrenar a persona que no disponga del título correspondiente a la categoría, con multa en la cuantía que corresponda.

4. El sancionado por estos hechos lo estará también para desempeñar las labores de delegado, masajista o cualquier otra que permita situarse en el banquillo.


Artículo 69.- 1. El futbolista que incurra en duplicidad de solicitud de demanda de inscripción, será suspendido por tiempo de uno a tres meses.

2. Tal sanción se cumplirá a partir de que el jugador se inscriba por otro club o suscriba nueva licencia por el mismo. De no haber nueva inscripción, su cumplimiento se iniciará el 1º de septiembre de la temporada inmediatamente siguiente a la que quedó cancelado su licencia.

Artículo 70.- 1. Los futbolistas con licencia a favor de un club que jueguen o entrenen en equipos de otro sin autorización del primero, salvo lo establecido en las disposiciones legales, serán sancionados con suspensión de un mes a dos años.

2. Igualmente será sancionado el club en el que indebidamente intervengan aquéllos, con multa en la cuantía correspondiente.

SECCION III: DE LAS INFRACCIONES LEVES

Artículo 71.- Son infracciones leves, además de las previstas en la Ley 8/97, de 9 de julio, Canaria del Deporte, las contenidas en la presente Sección.

Artículo 72.- Los Clubes que incumplan las disposiciones que regulan la publicidad en las prendas deportivas de sus jugadores y sus obligaciones establecidas en el artículo 7 apartado e.2 del Reglamento Deportivo de la Federación Canaria de Fútbol serán sancionados con la multa que corresponda.

Artículo 73.- Cuando en los recintos deportivos se produzcan incidentes de público calificados como leves, se impondrá al club titular de las instalaciones, o bien si se acredita de forma indubitada, que los protagonistas de los mismos fueran seguidores de club visitante, se impondrá la multa que corresponda, pudiendo el órgano de competición y disciplina imponer, con ocasión de un mismo partido, más de una de estas sanciones, incluyendo el apercibimiento de cierre, cuando se trate de hechos acaecidos en momentos distintos con solución de continuidad entre unos y otros o varias infracciones leves en diferentes encuentros.

Artículo 74.- 1. Se sancionará con amonestación:

a) Juego peligroso.

b) Penetrar, salir o reintegrarse al terreno sin autorización arbitral.

c) Formular observaciones o reparos al colegiado o a sus auxiliares.

d) Cometer actos de desconsideración con el árbitro, jueces de línea, autoridades deportivas, directivos, técnicos, espectadores u otros jugadores.

e) Adoptar actitudes pasivas o negligentes en el cumplimiento de las órdenes, decisiones o instrucciones del árbitro, o desoír o desatender las mismas.

f) Perder deliberadamente el tiempo.

g) Cometer cualquiera falta de orden técnico, si ello hubiera determinado la amonestación arbitral del infractor.

2. No serán considerados hechos sancionables los gestos o exclamaciones de los jugadores sin un destinatario concreto, cuando tales acciones sean consecuencia de un lance del juego.

Artículo 75.- 1. La acumulación de cinco de aquellos correctivos en el transcurso de la misma temporada y competición determinará la suspensión por un partido, con la accesoria pecuniaria que prevé, según los casos, el artículo 92 del presente ordenamiento, que deberá cumplirse una vez se haga pública la sanción, por lo que tal procedimiento surtirá los efectos de notificación.

2. Se entiende por misma competición la que corresponde a idénticas categoría y división. Se excluye de la norma los torneos de promoción y permanencia, cuyo ciclo será de tres amonestaciones.

3. Cumplida la sanción se iniciará un nuevo ciclo de la misma clase y con idénticos efectos.

Artículo 76.- Cuando un jugador cometa una falta y ello determine su expulsión del terreno de juego por segunda tarjeta amarilla, será sancionado con suspensión de un partido.

Artículo 77.- Cuando un jugador cometa una falta y ello determine su expulsión directa del terreno de juego, será sancionado con suspensión durante un partido, salvo que el hecho fuere constitutivo de infracción de mayor gravedad, con la accesoria pecuniaria correspondiente. En el primero de los casos, bastará la comunicación público de la sanción.

Artículo 78.- Cuando una competición hubiera concluido o el club de que se trate haya resultado eliminado y quedara pendiente el cumplimiento de un partido de suspensión impuesta por las causas que prevén los Artículos 75 y 76 del presente ordenamiento, la sanción se cumplirá en el primero de la próxima temporada que corresponda a idéntico torneo, quedando por tanto interrumpida la prescripción, que sólo se producirá si el club no participase en el mismo.

Artículo 79.- Se sancionará con suspensión de uno a tres partidos o por tiempo de hasta un mes:

a) Emplear juego peligroso causando daño que merme las facultades del ofendido.

b) Insultar, ofender, empujar, zarandear, amenazar o provocar a otro, siempre que no constituya falta más grave. 

c) Dirigirse al árbitro, jueces de línea, directivos o, autoridades deportivas en términos o con actitudes de menosprecio, siempre que la acción no constituya falta más grave. Si la acción la fuera de insulto, ofensa, empujón, zarandeo o amenaza, la suspensión será como mínimo, durante dos encuentros 

d) Provocar a alguien contra otro, sin que se consume el propósito.

Si se consiguiera, se castigará como inducción, imponiéndose al culpable la misma sanción que al autor material del hecho.

e) Pronunciar términos o expresiones atentatorios al decoro o a la dignidad o emplear gestos o ademanes que, por su procacidad, se tengan en el concepto público como ofensivos.

f) Protestar de forma ostensible y reiterada al árbitro o a los jueces de línea, siempre que no constituya falta más grave.

g) Provocar la animosidad del público sin conseguir lo pretendido.

h) Producirse de manera violenta con ocasión del juego o como consecuencia directa de algún lance del mismo, siempre que la acción origine riesgo, pero no se produzcan consecuencias dañosas o lesivas.

i) El jugador que induzca maliciosamente al árbitro a error o confusión, simulando haber sido objeto de falta o a través de cualquier otro medio o actitud, será sancionado con multa en la cuantía que corresponda.

Artículo 80.- El delegado de campo o de equipo que incumpla sus obligaciones será sancionado con suspensión de hasta un mes, siempre que no constituya falta de mayor gravedad.

Artículo 81.- El árbitro que cometa irregularidad en la redacción o remisión de las actas, será sancionado con suspensión de hasta un mes, siempre que el hecho no constituya una infracción de mayor gravedad.

Igualmente, son faltas leves, que serán sancionadas desde amonestación hasta suspensión por un mes:

a) La actuación en un encuentro indebidamente uniformado.

b) La falta de puntualidad en el terreno de juego antes del comienzo del encuentro.

c) Adoptar una actitud pasiva o negligente ante acciones antideportivas de los componentes de los equipos participantes y otras faltas leves.

SECCION IV: DE LAS INFRACCIONES COMETIDAS CON OCASIÓN DE PARTIDOS AMISTOSOS

Artículo 82.- Cuando en un encuentro amistoso se cometan hechos tipificados como falta en el presente ordenamiento, se sancionará al infractor con la multa que corresponda o con suspensión, referida ésta a partidos del torneo de que se trate; si la sanción fuese pecuniaria, se entenderá como accesoria del club

Capítulo II - De las clasificaciones y efectos de las sanciones

Artículo 83.- Las sanciones que se pueden imponer con arreglo al presente Reglamento y sus diferentes clases son las siguientes:

1. Por infracciones comunes muy graves:

a) Multa de hasta 3000,00 €uros

b) Pérdida del partido, o deducción de puntos en la clasificación.

c) Descenso de categoría.

d) Celebración de partidos en terreno neutral o a puerta cerrada.

e) Prohibición de acceso a las instalaciones deportivas por tiempo de hasta cinco años.

f) Pérdida definitiva de los derechos de socio o afiliado.

g) Clausura del recinto deportivo de cuatro partidos a un año.

h) Inhabilitación para ocupar cargos en la organización federativa, suspensión o privación de licencia, por tiempo de seis meses a ocho años.

i) Inhabilitación para ocupar cargos en la organización federativa o privación de licencia, a perpetuidad; tal clase de sanción sólo podrá imponerse de modo excepcional por la reincidencia en infracciones de extraordinaria gravedad.

j) Suspensión por un periodo de hasta ocho años.

k) Expulsión de las competiciones oficiales.

2. Por infracciones muy graves de directivos:

a) Amonestación pública.

b) Inhabilitación por tiempo de dos meses a un año.

3. Por infracciones graves:

a) Amonestación pública.

b) Multa de hasta 2000,00 €uros.

c) Deducción de puntos en la clasificación.

d) Clausura de las instalaciones deportivas de uno a tres partidos o hasta dos meses.

e) Privación de los derechos de socio o afiliado por tiempo de un mes o dos años.

f) Inhabilitación para ocupar cargos en organización federativa, o suspensión o privación de licencia, por tiempo de un mes a dos años, o durante cuatro o más partidos.

g) Suspensión por un periodo de hasta cuatro años

h) Obligación de disputar los encuentros oficiales como local a puerta cerrada por un periodo de entre uno a siete partidos.

4. Por infracciones leves:

a) Apercibimiento o amonestación.

b) Multa de hasta 1000,00 €uros.

c) Inhabilitación para ocupar cargos en la organización federativo o suspensión
de hasta un mes o de uno a tres partidos.

d) Suspensión por un periodo de hasta seis meses.

Artículo 84.-1.- La multa, además de sanción principal en los supuestos que prevé el presente ordenamiento, será considerada como accesoria para el resto de infracciones leves, graves, o muy graves del presente Reglamento.

 2.- En cualquier caso, la imposición de sanciones accesorias se erigirá en una potestad del órgano disciplinario.

Artículo 85.- Los Clubs responderán solidariamente respecto de los futbolistas, directivos, delegados, técnicos y otros empleados, de las sanciones de multa impuestas a los mismos cuando éstos no perciban retribución por su labor.

Artículo 86.- El impago de las multas impuestas firmes tendrá la consideración de quebrantamiento de sanción.

Artículo 87.- Tratándose de supuestos consistentes en la predeterminación del resultado de un partido mediante precio, intimidación o simples acuerdos, en alineaciones indebidas y, en general, en todos aquellos en que la infracción suponga una grave alteración del orden del encuentro, los órganos disciplinarios estarán facultados, con independencia de las sanciones que, en cada caso, correspondan, para modificar el resultado del partido de que se trate ello en la forma y límites que establece el presente Reglamento.

Artículo 88.- La inhabilitación lo será para toda clase de actividades en la organización deportiva del fútbol y la privación de licencia y la suspensión para las específicas a las que la misma corresponda.

Artículo 89.- En los supuestos de clausura de recintos deportivos, el encuentro o encuentros a celebrar durante la vigencia de la sanción se disputarán en el campo que, reuniendo las características exigidas para la competición, determine el Comité de Competición y Disciplina en función de las circunstancias concurrentes. El citado órgano disciplinario podrá determinar si el encuentro o encuentros han de celebrarse a puerta cerrada y cuantas otras medidas estime necesarias para el mejor desarrollo de los mismos.

Artículo 90.- La suspensión por tiempo determinado se entenderá absoluta para toda clase de partidos y deberá cumplirse, salvo que hubiera sido impuesta por un período no inferior a un año, dentro de los meses de la temporada de juego.

Artículo 91.- La suspensión por partidos se someterá al siguiente régimen de cumplimiento:

1. La decisión disciplinaria arbitral de expulsión, por tarjeta roja directa o por segunda tarjeta amarilla en el transcurso de un mismo partido, llevará consigo la sanción accesoria de suspensión de un encuentro e implicará la inhabilitación para alinearse o actuar en todos los partidos pertenecientes a la jornada siguiente al de su expulsión, sin perjuicio de que procedan otras sanciones, en virtud de resolución dictada por los órganos competentes de la Federación en el curso del procedimiento disciplinario incoado.

2. Tratándose de encuentros aplazados y programados en nueva fecha, éste servirá para el cumplimiento de la sanción.

3. En el supuesto de que la sanción sea por segunda tarjeta amarilla en el trascurso de un mismo partido o por acumulación de cinco de aquellos correctivos, la sanción accesoria de suspensión de un encuentro deberá cumplirse en todo caso en la competición de que se trate.

4. Se entiende por misma competición la que corresponde a idénticas categoría y división, incluyendo, si los hubiere, tanto los torneos de promoción o permanencia, como la segunda fase.

5. Cuando un jugador fuese expulsado de un encuentro por decisión arbitral de tarjeta roja directa o segunda tarjeta amarilla, podrá participar en otros equipos de la cadena del principal o en alguno de los equipos de un club patrocinador donde pudiera reglamentariamente ser alineado, si dichos encuentros se encuentran programados dentro del plazo de alegaciones establecidos en el apartado 3 del artículo 97 del presente ordenamiento.

6. Si la suspensión fuera como consecuencia de un acto de agresión a árbitros o autoridades deportivas, inhabilitará también para intervenir en partidos no oficiales, si bien no se computará a efectos de cumplimiento.

7. Cuando la suspensión sea por tiempo determinado, el cómputo de aquella se llevará a cabo, independientemente de que el sancionado tuviera o no licencia en vigor.

8. Si hubiesen concluido las competiciones y el culpable tuviera algún o algunos partidos pendientes de cumplimiento, éste proseguirá cuando aquéllas se reanuden.

9. En todo caso, las sanciones se computarán siempre empezando por los años, luego los meses, los días y por último los partidos, según se trate de la sanción en cuestión. Este será por tanto el orden en el que deberá procederse al cumplimiento de aquellas.

10. Los futbolistas que resulten suspendidos con ocasión de infracciones graves o muy graves, cometidas en el marco de una competición de ámbito nacional, no podrán intervenir en ningún partido correspondiente a cualquier competición oficial de ámbito autonómico, interinsular o insular, hasta que haya cumplido la sanción correspondiente, ello desde luego, en el ámbito competencial en el que aquella fue impuesta.



Artículo 92.- 1. La amonestación de directivos, futbolistas, entrenadores y auxiliares, llevará consigo, para el club de que se trate, multa accesoria que le corresponda.

2. En los supuestos de suspensión o inhabilitación tal accesoria pecuniaria lo será por el importe que le corresponda en su caso, por cada partido o mes que abarque.

Artículo 93.- La sanción de expulsión de un club de la competición producirá los efectos establecidos para la exclusión en el Artículo 41.1.a del presente Reglamento.

En tal supuesto, el club excluido se entenderá, a efectos del cómputo de las plazas de descenso previstas, que ocupa el último lugar de la clasificación, con cero puntos.



Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitarle su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

Acepto