ÚLTIMA HORA

Reglamento General Deportivo de la Federación Canaria de Fútbol

TÍTULO V - De las competiciones
Capítulo I - De la temporada oficial

Artículo 112. 1. La temporada oficial se iniciará el día 1 de Julio de cada año y concluirá el 30 de Junio de siguiente.

2. La Asamblea General, a propuesta de la Junta Directiva de la Federación Canaria de Fútbol, acordará las fechas de inicio y finalización de los campeonatos y competiciones oficiales para la temporada que se trate. Igual procedimiento emplearán las Federaciones Interinsulares, en el ámbito de sus competencias.

3. En caso de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, la Junta de Gobierno de la Federación Canaria de Fútbol, así como las de las Federaciones Interinsulares respectivas, podrán suspender total o parcialmente las competiciones que organicen, o acordar modificaciones en las mismas, dando cuenta a la Asamblea General en su siguiente reunión.

Capítulo II - De los terrenos de juego

Artículo 113. 1. Los partidos oficiales se celebrarán en terrenos de juego que reúnan las condiciones reglamentarias.

2. Los clubes garantizarán el derecho específico de la Federación Canaria de Fútbol y las
Federaciones Interinsulares respectivas, a utilizarlo o a designarlo para cualquier encuentro o actividad federativa, siendo los clubes los únicos responsables ante las Federaciones Interinsulares.

Artículo 114. 1 - Antes del inicio de la temporada, al inscribirse en la competición de que se trate, los clubes deberán notificar el campo y horario donde celebrarán los partidos, en los plazos que designen las Federaciones Interinsulares, sin cuyo requisito no será autorizada su participación en las competiciones.

2. En el supuesto de que por alguna circunstancia excepcional, motivada por causa de fuerza mayor, y/o debidamente acreditada por el titular del terreno de juego, no pudiera un club utilizar su terreno de juego durante uno o más encuentros, solicitará la oportuna autorización federativa para disputarlos en otro campo, previa justificación de los motivos y con un plazo no inferior a diez días.

Únicamente, en casos excepcionales y cuando los clubes hayan demostrado suficientemente que las gestiones realizadas para disponer de otro terreno de juego resultaron infructuosas, será la Federación respectiva la que deberá designar el campo, día y hora de los partidos.

Artículo 115. 1. El terreno de juego deberá ser un rectángulo, de superficie plana y horizontal, de tierra, hierba o material artificial debidamente homologado por la Federación competente, ajustado a las medidas que determinen las Reglas de Juego aprobadas por F.I.F.A. En lo que respecta al Fútbol-Sala, las medidas de la superficie de juego será la que establezcan las Reglas de Juego aprobadas por la R.F.E.F.

Asimismo, se estará a lo previsto en dichas Reglas en lo referente al marcado del campo; áreas de meta, de penalti, de esquina; postes, larguero de las porterías, redes de éstas y banderines, tanto de corner como los que deban utilizar los jueces de línea, así como el área técnica, que delimita los movimientos del entrenador, según las disposiciones de la FIFA.

2. En todos los campos se dispondrá para la actuación de los jueces de línea, de banderines de telas color anaranjado uno y amarillo otro, sin bordado ni inscripción alguna, que formen un rectángulo de 50 x 40 centímetros, adheridos por su lado más estrecho a un palo cilíndrico de dos centímetros de diámetro máximo y sesenta de largo.

Artículo 116.- Toda instalación deberá contar, antes de su utilización, con la autorización expresa de la Federación Canaria de Fútbol o Federaciones Interinsulares correspondientes, sin que esto impida posteriores inspecciones por la Federación.

Artículo 117.- 1. Los terrenos de juego o pabellones en los que se celebren partidos de competición oficial, poseerán vallado interior, vestuarios independientes para cada uno de los equipos y para los árbitros, con duchas y lavabos dotados de agua caliente y fría.

2. En cuanto al vallado interior, este aislara al público del rectángulo de juego o superficie, tendrá una altura no inferior a ciento veinte centímetros y estará colocado a una distancia de dos metros y medio de las bandas.

3. Destinado exclusivamente para la entrada y salida de jugadores, árbitros, jueces de línea, entrenadores y auxiliares, existirá un paso protegido dispuesto de modo que los mismos transiten separadamente del público.

4.- En todo caso, la Federación Canaria de Fútbol a través de sus Federaciones Interinsulares determinarán los órganos competentes que habrán de valorar convenientemente las instalaciones que aún no disponiendo de los elementos a que obedecen los apartados 1, 2 y 3 del presente artículo podrán considerare aptas para acoger encuentros de competición oficial.

Artículo 118.- Queda prohibido la entrada de animales en los terrenos de juego o pabellones, así como abonar los de hierba con sustancias que pudieran entrañar riesgo a los participantes.

Artículo 119.- 1. Los clubes están obligados a informar a la Federación respectiva sobre la situación, medidas, condiciones, aforo, y modificaciones de sus campos. Siempre que se realice algún cambio, deberán comunicarlo, acompañando un plano a escala de la disposición del terreno de juego o pabellón y sus instalaciones después de las obras.

2. Durante el transcurso de la temporada, queda prohibido alterar las medidas del rectángulo de juego o superficie declaradas al principio de la misma.

Artículo 120.- 1. La Federación Canaria de Fútbol, por sí a o través de las federaciones interinsulares, tiene la facultad de inspeccionar los campos, al objeto de comprobar si reúnen las condiciones requeridas para su división o categoría, elaborando el correspondiente informe sobre el particular.

2. Si de la inspección resultara la existencia de deficiencias, el club titular será requerido para que las subsane en el plazo de diez días; si no lo hiciere se dará traslado de ello al órgano de disciplina competente para que imponga, en su caso, la sanción que corresponda. Independientemente de ello, se otorgará un nuevo plazo de idéntica duración al club; transcurrido éste sin haber realizado la subsanación, no podrán celebrarse en el recinto afectado partidos de competición oficial.

Artículo 121. Además de las inspecciones a que se refiere el artículo anterior, podrán practicarse otras, de oficio o a requerimiento fundado de parte. En el segundo supuesto, las diligencias de comprobación deberán efectuarse en los quince días siguientes al de la denuncia, abonando los gastos que ello origine el titular del terreno, si aquélla fuera cierta, o el requeriente, si no lo fuese.

Artículo 122.- 1. El Presidente de la Federación Canaria de Fútbol, así como los Presidentes de las Federaciones Interinsulares, tendrán acceso libre al palco presidencial en todos los campos, reservándose al efecto un lugar preferente.

2. Los miembros de la respectivas Juntas de Gobierno, en las mismas circunstancias que las establecidas para los Presidentes, deberán disponer de una localidad preferente.

3. Tendrán derecho asimismo a ocupar un lugar en el palco presidencial los Presidentes de los clubes que contiendan, o persona en quien deleguen.

4. La Federación Canaria de Fútbol o las Federaciones Interinsulares, en el ámbito de sus respectivas jurisdicciones, podrán facultar a determinados colectivos para la libre entrada a los campos de juego, a cuyo fin expedirá un carné individual en las condiciones que determine por la Junta de Gobierno competente. En el supuesto caso de que un club no reconociera dicho carné, incurrirá en responsabilidad que se depurará conforme a lo previstos en el Reglamento de Régimen Disciplinario de la Federación Canaria de Fútbol.

Capítulo III - De los partidos

Artículo 123.- 1. Los partidos, tanto oficiales como amistosos, se jugarán con arreglo a lo que disponen las Reglas de la "International Board", aprobadas por FlFA y publicadas oficialmente por la RFEF. En cuanto al Fútbol Sala se estará a lo dispuesto en las Reglas de Juego del Futsal aprobadas por la FIFA y publicadas igualmente de manera oficial por la propia Real Federación Española de Fútbol.

2. La duración de los partidos será la que determine la Federación Canaria de Fútbol a través de sus Federaciones Interinsulares.

Artículo 124.- Los equipos contendientes ysus respectivos delegados deberán estaren el vestuario una horaantes de la hora señalada para el comienzo del encuentro.

Artículo 125.- 1. Los futbolistas vestirán el uniforme oficial de su club. Al dorso de la camiseta figurará, de manera visible, destacada y con suficiente contraste, el número de la alineación que les corresponda, del 1 al 11 los titulares y del 12 al 17, como máximo, los suplentes, cuya dimensión será de veinticinco centímetros de altura, tratándose de Fútbol Sala será del 1 al 15 y la dimensión será de también de veinticinco centímetros de altura.

2. En el curso de la temporada, los clubes no podrán variar los colores del uniforme de sus equipos.

3. Cuando se enfrenten dos equipos cuyos uniformes sean iguales o tan parecidos que induzcan a confusión y así lo requiera el árbitro, cambiará el suyo el que juegue en campo contrario. En todo caso, y al objeto de contribuir a la disputa del encuentro, e independientemente de la responsabilidad disciplinaria en la que hubiera podido incurrir el infractor, el club local podrá dotar al visitante de petos o cualquier otra prenda deportiva para disputar el partido, situación ésta que, en cualquier caso, será convenientemente valorada por el árbitro, a fin de comprobar si aquellas reúnen las condiciones reglamentarias. Si el partido se celebrase en campo neutral, lo hará el conjunto de afiliación mas reciente.

Artículo 126.- Los clubes fijarán libremente la hora de comienzo de los encuentros que celebren en sus instalaciones, de acuerdo a lo establecido por el Artículo 114 del presente Reglamento, todo ello sin perjuicio de las facultades que al respecto son propias del órgano correspondiente de cada Federación respectiva, así como lo que los órganos de competición y disciplina dispongan, cuando se trate de casos especiales y justificados.

Artículo 127.- 1. Los clubes que por causa de fuerza mayor soliciten alguna modificación a alguno de los horarios de sus partidos, deberán comunicar a la Federación respectiva el nuevo horario con diez días de antelación al encuentro de que se trate, y de ello se dará inmediato traslado al Comité Técnico de Árbitros y al otro club contendiente. Esta notificación se podrá efectuar mediante publicación en la página web oficial.

2. En ningún caso será causa de modificación del calendario la coincidencia de partidos de uno o más equipos de un mismo club, en fecha y hora, entendiéndose que cada club deberá estar estructurado en función del número de quipos de que disponga.

3. Tampoco será causa de modificación o suspensión de un partido la participación obligatoria de hasta dos jugadores de un equipo en cualquiera de las Selecciones Autonómicas o Interinsulares. Sólo si se superase dicha cifra ello podría dar lugar a la suspensión o modificación del partido en el que participase el equipo afectado.

4. Para solicitar cualquier variación de un partido señalado en el calendario o sus eventuales modificaciones serán de obligado cumplimiento cuantos trámites administrativos y legales establezcan cada una de las Federaciones Interinsulares.

Artículo 128.- El comienzo de los partidos se determinará con el margen necesario para que puedan jugarse con luz natural suficiente, no autorizándose que se inicie más tarde de dos horas antes de la puesta del sol, salvo que disponga de un sistema de iluminación debidamente homologado por la Federación.

Artículo 129.- Los balones que se utilicen en los partidos deberán reunir las condiciones, peso, medidas y presión que determinan las Reglas de Juego y el club titular del terreno de juego donde el partido se celebre habrá de tener tres de aquellos dispuestos para el juego, debidamente controlados por el árbitro.

Artículo 130.- A la hora fijada el árbitro dará la señal de comenzar el encuentro. Si transcurridos treinta minutos a partir de aquella, uno de los equipos no se hubiera presentado o lo hiciera con un número inferior al necesario, según determina el artículo siguiente, se consignará en el acta una u otra circunstancia y se le tendrá por no comparecido.

Artículo 131.- 1. Para poder comenzar un partido, cada uno de los equipos deberá intervenir, al menos, con siete futbolistas en el caso de fútbol y cinco en la modalidad de fútbol-7. Si el número fuera inferior, al establecido en el punto anterior, el árbitro decretará y reflejará en acta la imposibilidad de comenzar el partido.

2. Si una vez comenzado el juego, uno de los contendientes quedase con un número de jugadores inferior a siete en el caso de fútbol y cinco en la modalidad de fútbol-7, el árbitro acordará la suspensión del encuentro.

3. En uno y otro caso el órgano de competición y disciplina resolverá lo que proceda.

Artículo 132.- 1. Los clubes son responsables de que los partidos que se celebren en sus campos se desarrollen dentro del buen orden deportivo, además de que estén debidamente organizados los servicios propios del terreno de juego, vestuarios y demás dependencias e instalaciones y, al menos, acreditar documentalmente haber solicitado la presencia de la fuerza pública, con expresa obligación de entregar copia de la solicitud al árbitro para que se adjunte al acta del encuentro. No obstante, la Federación podrá determinar las categorías para las que no resulte de aplicación tal medida.

2. Cuando la fuerza pública no esté presente, los clubes que actúen como ”locales” dispondrán de un servicio de seguridad compuesto por directivos o colaboradores de la propia entidad, que deberán identificarse ante el árbitro antes del inicio del partido. En casos excepcionales, la Federación respectiva o sus órganos competentes podrán exigir al club que adopte otras medidas conducentes a garantizar la seguridad e independencia de la actuación del árbitro. 

3. Los visitantes tienen deberes recíprocos de deportividad y corrección.

Artículo 133.- 1. Durante el desarrollo de un partido no se permitirá que en el terreno de juego haya otras personas que no sean los futbolistas y el equipo arbitral.

2. Ocuparán el banquillo de cada equipo todos los que en virtud de una función específica posean licencia federativa, si bien limitándose aquel derecho a una sola cada una de las clases de licencias que se establezcan por cada una de las Federaciones Interinsulares, además de los/as futbolistas eventualmente suplentes y, en su caso, los sustituidos, que deberán seguir vistiendo su atuendo deportivo.

Todos ellos deberán estar debidamente acreditados para ejercer la actividad o función que les sea propia, y en posesión de sus correspondientes licencias o acreditaciones, que previamente serán entregadas al árbitro.

3. En el espacio existente entre el terreno de juego y el vallado que lo separa del público, solo podrán situarse los delegados de campo y de partido, los fotógrafos, cámaras e informadores deportivos acreditados al efecto, los agentes de la autoridad que presten servicio, el personal colaborador del club y, en su caso, los futbolistas que, por indicación de sus entrenadores, deban efectuar previos a su eventual intervención en el juego. Tratándose del Fútbol-Sala, en la zona de línea de banda que ocupan los banquillos, sólo podrán situarse las personas debidamente acreditadas que vayan a participar en el encuentro.

4. Los expulsados deberán situarse, en todo caso, fuera del vallado que delimita el terreno de juego y desprovistos de su atuendo deportivo.

Artículo 134.- Solo tendrán acceso a los vestuarios el árbitro y jueces de línea, los futbolistas, entrenadores, auxiliares, médicos y los delegados de los clubes contendientes, delegado de campo, el del Comité de Árbitros y el delegado federativo.

Capítulo IV - Generalidades

Artículo 135.- 1. Aprobado el calendario de una competición, se entiende contraída la obligación de jugarla enteramente por parte de todos los clubes en ella incluidos y, por tanto, perfeccionado un compromiso del que nacen los deberes de comparecer a los partidos con el primer equipo y de jugarlos por entero con arreglo a las prescripciones reglamentarias.

2. Los clubes asumen la obligación de interesarse por la recepción de los calendarios y por la celebración de los partidos suspendidos. Por ello, ante la posibilidad de que puedan producirse retrasos postales y en evitación de que ello pueda ser utilizado fraudulentamente para liberar responsabilidades, la simple exposición en los tablones de anuncios y/o la página web de cualesquiera de las Federaciones Interinsulares se considerará notificación suficiente para que los clubes cumplan con sus obligaciones al respecto de sus calendarios oficiales, modificaciones, encuentros suspendidos, así como aquellos otros acuerdos que con carácter de urgencia deba adoptar la Federación.

3. En el supuesto caso de que los calendarios oficiales de competición incurrieren en contener errores materiales o de trascripción, notoriamente detectables, en cuanto a fechas, días, horas o campos, los clubes implicados vendrán obligados a comunicarlo a la Federación correspondiente al objeto de proceder a subsanarlo; de lo contrario, los clubes no podrán apoyarse en esos errores para obtener un beneficio ilícito mediante actuaciones que impliquen un fraude de ley. Compete al órgano disciplinario competente valorar estas situaciones y adoptar las medidas correspondientes.

4. Los equipos deberán tener inscritos en acta, participen o no en el juego, al menos, siete fut-bolistas de los que conforman la plantilla de la categoría en la que intervienen. En el caso de la modalidad del fútbol siete, aquel cupo específico se reduce a tres.

5. En el supuesto de incumplimiento de esta obligación, el órgano disciplinario depurará las responsabilidades a que hubiera lugar en base a lo que al respecto prevén las disposiciones disciplinarias.

Artículo 136.- 1. Todo club puede renunciar al derecho al ascenso que por su puntuación hubiere obtenido, correspondiendo tal derecho, al inmediatamente siguiente mejor clasificado en la competición que con él hubiese competido. En el supuesto de que la competición conste de dos fases, la renuncia a disputar el ascenso deberá formalizarse antes del inicio de la segunda.

2. Si un club adscrito a una división, amén de su ámbito insular, interinsular o autonómica, renunciase a participar en la misma en la siguiente temporada, se le incorporará a la inmediatamente inferior, y, de producirse idéntica renuncia, a participar en ella a la siguiente y así sucesivamente. En el supuesto de que finalmente participase en alguna, no podrá ascender a la superior hasta transcurrida una temporada.

En tal supuesto, tendrán siempre mejor derecho, por su orden, los clubes de la división inferior que, con mayor puntuación, no hayan obtenido el ascenso, en el bien entendido, por tanto, que el descenso por razones clasificatorias debe consumarse siempre.

Si el concepto de mejor clasificación se discutiere entre equipos adscritos a una misma división pero integrados en grupos distintos, amén del ámbito insular, interinsular o autonómica que pudiera tener aquella, tal derecho corresponderá, desde luego, al club adscrito al grupo en que haya sido integrado el que originó la vacante.

3. Las renuncias a que se refieren los dos puntos anteriores se formalizarán mediante un escrito dirigido a la Federación Canaria de Fútbol o a la Federación Interinsular respectiva, de acuerdo con el tipo de competición que se trate, que deberá hallarse en poder de la misma diez días antes, al menos, de la celebración de la Asamblea General en la que se establezca el calendario oficial correspondiente a la temporada.

Artículo 137.- Cuando se produzca una vacante en una división por motivo de una retirada, fusión o descenso de un equipo filial o dependiente, antes de formarse el calendario, será cubierta, a través de la Junta de Gobierno o del órgano en quien delegue de la Federación Canaria de Fútbol o Federación Interinsular respectiva, que resolverá al respecto aplicando los siguientes criterios:

a) En cualquier caso, tendrá mejor derecho a permanecer en la división de que se trate, quien, estando adscrito a la misma del que ocasionó la vacante, la hubiera perdido por un descenso producido por arrastre de la división superior, pese a no estar situado en puesto de descenso; corriéndose, en su caso, sucesivamente las escalas.

b) Excluida la situación que prevé el apartado anterior, tal derecho corresponderá, desde luego, al equipo con mejor derecho deportivo de la división inmediatamente inferior, ello atendiendo a los casos siguientes:

b.1-) Cuando se tratese cubrir una vacante en los grupos correspondientes a las competiciones de Tercera División Nacional, División de Honor Juvenil o Segunda División Femenina, el referido mejor derecho deportivo lo ostentará siempre sin excepción alguna, un equipo perteneciente a la Federación Interinsular a la que haya estado adscrito el que originó la vacante.

b.2-) Para el resto de competiciones, ya sean aquellas de carácter provincial o insular, si fuere necesario discutir el concepto de mejor clasificación entre equipos adscritos a una misma división pero integrados en grupos distintos, aquel corresponderá el equipo que haya obtenido mejor coeficiente puntuativo y, para el caso de que no fuere posible aplicar el referido procedimiento, se disputará una eliminatoria a doble partido entre los equipos implicados o incluso un encuentro en terreno neutral.

2. De estar ya publicado el calendario, al producirse la vacante, el órgano competente de la Federación respectiva podrá decidir entre dejar vacante la plaza o cubrirla en la forma más conveniente de acuerdo con la clasificación.

3. En cualquier caso, sólo procederá cubrir una vacante, sea cual fuere la causa que le hubiese generado, cuando el grupo en cuestión no estuviere constituido supernumerariamente, luego si así fuese, la supuesta vacante servirá únicamente para regular el número de equipos participantes en la competición de que se trate.


Artículo 138.- 1. El club que se retire de una competición por puntos una vez empezada, o sea excluido por doble incomparecencia, independientemente de su responsabilidad en materia disciplinaria, a los efectos generales de puntuación y clasificación se establece lo siguiente:

a) Se respetarán todas las puntuaciones obtenidas por los demás clubes hasta el momento, y el resto de los encuentros a celebrar se dará por vencedor a los oponentes por el por el coeficiente que resulte de los goles encajados por el número de partidos disputados hasta ese momento. Si el coeficiente de goles resulta un número entero decimal, se tomará el número natural superior.

b) El club así excluido quedará adscrito al término de la temporada a la categoría inmediatamente inferior, o sin derecho a participar si la infracción se produjese en una última o única categoría, computándose en las plazas previstas para el descenso en las bases de la competición y sin derecho a ascender hasta transcurrida una más.

c) En todo caso, los clubes vendrán obligados a solicitar su reingreso en las competiciones de las que fueron excluidos en los plazos que las Federaciones Interinsulares habiliten a tal efecto, con expreso cumplimiento de los trámites legales fijados al respecto y, sin que por supuesto, la mera solicitud suponga aceptación de la misma.

2. Tratándose de competiciones por el sistema de eliminatorias, al club que se retire se le dará por perdida la fase de que se trate. En cualquier caso no podrá participar en la próxima edición del mismo torneo.

Capítulo V - De las clases de competiciones y modo de jugarse

Artículo 139.- Las competiciones se clasifican:

a) Según el sistema de juego, por puntos o por eliminatorias

b) Según el ámbito, en autonómicas y interinsulares.

c) Según su orden, dentro de las de igual sistema y ámbito, en tantas divisiones como se establezcan.

d) Según la naturaleza, en oficiales y no oficiales.

Artículo 140.- Son competiciones oficiales de ámbito autonómico o territorial, aquellas que obtengan esta clasificación por acuerdo de las Asambleas Generales respectivas y figuren en el plan de Competiciones correspondiente.

Artículo 141.- Cuando en una competición por puntos, de la misma división, el número elevado de equipos en ella integrados así lo aconseje, estos se dividirán en grupos conformados por proximidad geográfica y subsidiariamente a la antigüedad del club.

Artículo 142.- 1. Las competiciones por eliminatorias podrán jugarse a partido único, en campo neutral o en el de cualquiera de los contendientes, o a doble partido.

2. Las que lo sean por puntos, se jugarán a una o más vueltas, todos contra todos.

Siendo a una vuelta, los encuentros podrán celebrarse en campo neutral o, previo sorteo, en el de uno de los contendientes.

Siendo a dos vueltas, cada club deberá jugar tantos partidos en casa como fuera.

Siendo a mas de dos, si el número fuera par se celebrará en la forma que establece el párrafo anterior; y si no lo fuese, la vuelta impar se ajustará a lo dispuesto en el apartado segundo de¡ punto 2 del presente Artículo.

3. La Federación respectiva podrá, ponderando la concurrencia de especiales circunstancias y a solicitud de uno de los clubes contendientes, con la anuencia del otro, autorizar que se adelante o retrase un determinado encuentro, siempre desde luego que no se altere el orden de los partidos establecido en el calendario oficial.

En ningún caso podrán invocar los clubes como fuerza mayor para solicitar tal suspensión o aplazamiento de un encuentro la circunstancia de no poder alinear a determinados jugadores por estar sujetos a suspensión federativa, por padecer enfermedad o lesión, o por haber sido llamados para intervenir en sus selecciones nacionales, excepto las previsiones contenidas en el apartado 3 del artículo 127 del presente Reglamento.

Si se considerará, en cambio, como fuerza mayor, el hecho de que por circunstancias im-previsibles causen baja, simultáneamente, un número de futbolistas que reduzca la plantilla a menos de once u ocho en el caso del Fútbol Sala, computándose a este efecto, tanto los que integran la misma como los que alguna vez se hubiesen alineado en el equipo procedente de los filiales o dependientes, como los que por su condición pudieran estar en disposición de ser alineados. En tal caso, si el motivo invocado fuera el de enfermedad, corresponderá al club la obligación de acreditar dicho extremo, mediante la aportación de certificados médicos oficiales en el que se reflejase lo procedente, no admitiéndose ningún otro documento distinto al especificado anteriormente.

Artículo 143.- 1. El orden de partidos de una competición se determinará por sorteo, en el que se procurará evitar las posibles coincidencias entre clubes de la misma localidad o próximas, así como entre filiales, si así lo han solicitado.

2. Una vez establecido el calendario correspondiente no podrá ser alterado, salvo en los casos que prevé este Reglamento.

Capítulo VI - De la alineación y sustitución de futbolistas

Artículo 144.- 1. El club que se retire de una competición por puntos una vez empezada, o sea excluido por doble incomparecencia, independientemente de su responsabilidad en materia disciplinaria, a los efectos generales de puntuación y clasificación se establece lo siguiente:

a) Se respetarán todas las puntuaciones obtenidas por los demás clubes hasta el momento, y el resto de los encuentros a celebrar se dará por vencedor a los oponentes por el por el coeficiente que resulte de los goles encajados por el número de partidos disputados hasta ese momento. Si el coeficiente de goles resulta un número entero decimal, se tomará el número natural superior.

b) El club así excluido quedará adscrito al término de la temporada a la categoría inmediatamente inferior, o sin derecho a participar si la infracción se produjese en una última o única categoría, computándose en las plazas previstas para el descenso en las bases de la competición y sin derecho a ascender hasta transcurrida una más.

c) En todo caso, los clubes vendrán obligados a solicitar su reingreso en las competiciones de las que fueron excluidos en los plazos que las Federaciones Interinsulares habiliten a tal efecto, con expreso cumplimiento de los trámites legales fijados al respecto y, sin que por supuesto, la mera solicitud suponga aceptación de la misma.

2. Tratándose de competiciones por el sistema de eliminatorias, al club que se retire se le dará por perdida la fase de que se trate. En cualquier caso no podrá participar en la próxima edición del mismo torneo.

Artículo 145.- Los futbolistas, dentro de la misma temporada, podrán obtener licencia y alinearse en otro club distinto al de origen, siempre que su compromiso inicial quede cancelado.

Artículo 146.- 1. En el transcurso de partidos de competición oficial podrán llevarse a cabo el número de sustituciones que establezcan cada una de las Federaciones Interinsulares dependiendo de las categorías de que se trate. En todos los casos los nombres de los suplentes, al igual que de los titulares, deberán estar en poder del árbitro antes del inicio del partido.

Para realizar cualquier sustitución el capitán, en ocasión de estar el juego detenido, solicitará del árbitro la oportuna autorización, sin la cual no podrá efectuarse el cambio.

Realizado éste, el futbolista sustituido no podrá volver a intervenir en el encuentro.

Las Federaciones Interinsulares, en las competiciones de su ámbito, podrán autorizar un número mayor de sustituciones.

En todo caso, el árbitro deberá conocer, antes del inicio del encuentro, los nombres de todos los futbolistas suplentes.

2. Tratándose de partidos amistosos, podrán llevarse a cabo tantas sustituciones como quieran los clubes contendientes, previo acuerdo entre los dos antes del inicio del partido, e informando de esta circunstancia al árbitro. En el supuesto de que dicho acuerdo no se produzca se aplicará lo dispuesto en el punto anterior.

3. En ningún caso podrá ser sustituido un jugador expulsado, una vez iniciado el partido.

4. En la modalidad de fútbol 7, el número de sustituciones así como la obligación o no de que todos los futbolistas deban participar, estará establecido por cada una de la Federaciones Interinsulares.

En cualquier caso, en lo referido a la obligación de que todos los futbolistas inscritos en el acta de un partido de fútbol 7 deban jugar y, siempre que se trate de una Federación Interinsular donde opere dicha norma, tal incumplimiento devendrá para el club en cuestión una responsabilidad disciplinaria que se hará coincidir con la prevista para el tipo sancionador de la alineación indebida del artículo 40 del Reglamento de Régimen Disciplinario de la Federación Canaria de Fútbol.

Capítulo VII - La determinación de los clubes vencedores y la clasificación final

Artículo 147.- 1. En las competiciones que se desarrollen por el sistema de puntos, la clasificación final se establecerá de acuerdo a los obtenidos por cada uno de los clubes contendientes, a razón de tres por partido ganado, uno por empatado y cero por perdido.

2. Si al término del campeonato resultara empate entre dos clubes, se resolverá por la mayor diferencia de goles a favor, sumados los en pro y en contra según el resultado de los dos partidos jugados entre ellos; si así no se dilucidase, se decidirá también por la mayor diferencia de goles a favor, pero teniendo en cuenta todos los obtenidos y recibidos en el transcurso de la competición; de ser idéntica la diferencia, resultará campeón el que hubiera marcado mas tantos.

3. Si el empate lo fuera entre más de dos clubes se resolverá:

a) Por la mejor puntuación de la que a cada uno corresponda a tenor de los resultados obtenidos entre ellos, como si los demás no hubieran participado.

b) Por la mayor diferencia de goles a favor y en contra, considerando únicamente los partidos jugados entre sí por los clubes empatados.


c) Por la mayor diferencia de goles obtenidos y recibidos, teniendo en cuenta todos los encuentros del campeonato; y siendo aquella idéntica, en favor del club que hubiera marcado más.

Las normas que establece el párrafo anterior se aplicaran por su orden y con carácter excluyente, de tal suerte que si una de ellas resolviera el empate de alguno de los clubes implicados, este quedara excluido, aplicándose a los demás las que correspondan, según su número sea dos o más.

4. Si la competición se hubiese celebrado a una vuelta o a tres y el empate a puntos en la clasificación final se produjera entre dos o más clubes se resolverá:

a) Por la mayor diferencia de goles obtenidos y recibidos, teniendo en cuenta todos los encuentros del campeonato.

b) Por el mayor número de goles marcados, teniendo en cuenta todos los conseguidos en la competición.

c) Por el resultado de los partidos jugados entre ellos.

5. Si la igualdad no se resolviese a través de las disposiciones previstas en el presente Artículo, se jugara un partido de desempate en la fecha, hora y campo neutral que el órgano de competición competente designe, siendo de aplicación, en tal supuesto, las disposiciones que establece el Artículo siguiente.

Artículo 148.- 1. En las competiciones por eliminatorias a doble partido, será vencedor, en cada una de ellas, el equipo que haya obtenido mejor diferencia de goles a favor, computándose los obtenidos y los recibidos en los dos encuentros.

2. Si el número en que se concrete aquella diferencia fuera el mismo, se declarará vencedor al club que hubiese marcado más goles en el terreno de juego del adversario.

3. No dándose la circunstancia que determine la aplicación del apartado que antecede, se celebrará, una prórroga de treinta minutos, en dos tiempos de quince, separados por un descanso de cinco, con sorteo para la elección de campo.

Si expirada esta prórroga, no se resolviera la igualdad, se procederá a una serie de lanzamientos desde el punto de penalti de cinco por cada equipo, alternándose uno y otro en la ejecución de aquellos, previo sorteo para designar quien comienza y debiendo intervenir futbolistas distintos ante una portería común. El equipo que consiga mas tantos será declarado vencedor. Si ambos contendientes hubieran obtenido el mismo número proseguirán los lanzamientos en idéntico orden, realizando uno cada equipo, precisamente por jugadores distintos a los que intervinieron en la serie anterior, hasta que, habiendo efectuado ambos igual número, uno de ellos haya marcado un tanto mas.

Solo podrán intervenir en esta suerte los futbolistas que se encuentren en el terreno de juego al finalizar la prórroga previa, pudiendo en todo momento cualquiera de ellos sustituir al portero.

4. Idéntica fórmula que prevé el punto anterior será de aplicación cuando se trate del partido final de un torneo por eliminatorias, o de un encuentro suplementario en el que se dilucide, resolviendo una situación de empate, el titulo de campeón o el ascenso o permanencia en una categoría.

5. El número de equipos que se fijan para cada categoría es inalterable. Si como consecuencia de ascensos o descensos de equipos integrados en la categorías nacionales o interinsulares, o de cualquier otra circunstancia, resultase forzoso o necesario en aras de la expresada inalterabilidad, modificar el régimen de ascensos y descensos predeterminados, tal variación se efectuará atendiendo a los siguientes criterios:

a) En ningún caso podrá suponer la reducción la previsión inicial de descensos.

b) La previsión inicial de ascensos sólo podrá resultar modificada de modo que conduzca a su ampliación, nunca a su reducción o supresión.

c) Cuando la adecuación precitada exija ascenso de la categoría inferior, serán llamados a ascender los clubes que hayan obtenido mejor clasificación en dicha inferior categoría.

A estos efectos, y si hubiese liguillas o eliminatorias de ascenso, prevalecerá la clasificación obtenida en éstas frente a la de la liga regular.

d) Cuando la adecuación exija descensos, se producirán en el número que resulte necesario. No obstante, en caso de que la aplicación deba suponer el descenso de un número de clubes notablemente superior al fijado en la previsión inicial de descensos, la Federación Interinsular podrá contemplar la posibilidad de ampliar, por un solo año, la categoría en que haya de producirse dichos descensos.

e) En cualquier caso, cuando deban producirse descensos administrativos de equipos dependientes o filiales derivados por el descenso de su principal o patrocinador, aquellos formarán parte inseparable de la previsión inicial de descensos que se determinen en el plan de competiciones aprobado por la Asamblea de cada una de las Federaciones Interinsulares.

Artículo 149.- 1. El árbitro solo podrá suspender la celebración de un partido por las siguientes causas:

a) Mal estado del terreno de juego.

b) Incomparecencia de uno de los contendientes.

c) Inferioridad numérica de un equipo, inicial o sobrevenida, en la forma que prevé el presente Reglamento.

d) Incidentes de público.

e) Insubordinación, retirada, negativa a reanudarlo, o falta colectiva.

f) Fuerza mayor.

En todo caso el árbitro ponderará tales circunstancias según su buen criterio, procurando siempre agotar todos los medios para que el encuentro se celebre o prosiga.

2. La Federación Canaria de Fútbol o las Federaciones Interinsulares tienen la facultad de suspender cualquier encuentro cuando prevea la imposibilidad de celebrarlo por causas excepcionales.

3. En caso de suspensión de un encuentro por incomparecencia del colegiado, los clubes contendientes tendrán deberes recíprocos al respecto de agotar todos los medios para que el encuentro se celebre, pudiendo en tal caso y previo acuerdo de ambos clubes, proponer que el partido sea dirigido por cualquier otra persona. Si no se obtuviese dicho acuerdo, los clubes vendrán obligados a notificar a la Federación Interinsular aquel extremo y, de mutuo acuerdo, proponer fecha, en un plazo de cuarenta y ocho horas, para la celebración del encuentro en cuestión.

4. Con independencia de lo anterior y ante la suspensión de un encuentro devenida de causa distinta a le expuesta en el apartado 3 del presente artículo, los clubes vendrán obligados igualmente a comunicarlo a la Federación Interinsular de que se trate en el plazo de 48 horas, así como de proponer de mutuo acuerdo la fecha para su celebración.

Transcurrido dicho plazo y con carácter general para cualquier causa que obligue a suspender un partido oficial, sin que se hayan cumplido los requisitos mencionados, será la propia Federación quien a través del órgano correspondiente designará fecha, hora y campo, que habrá de ser obligatoriamente aceptados, incluso si los mismos fuera señalados entre semana.

Artículo 150.- Si el partido se suspendiera, una vez iniciado, por causa de fuerza mayor, se celebrará o proseguirá el día que el correspondiente Comité competente determine, salvo que, en base a las previsiones reglamentarias, adopte otra clase de pronunciamientos.

Artículo 151.- 1. En el caso de que por suspensión de un encuentro ya comenzado deba proseguirse en nueva fecha, solo podrán alinearse, en la continuación, los futbolistas reglamentariamente inscritos por los clubes en cuestión, el día en que se produjo tal evento, hayan o no intervenido en el período jugado y que, de haberlo hecho, no hubieran sido sustituidos ni ulteriormente sancionados por el órgano disciplinario como consecuencia de dicho partido, salvo que la suspensión fuere por acumulación de amonestaciones derivada de una última producida en el encuentro interrumpido.

2. Si algún futbolista hubiera sido expulsado, el equipo al que pertenezca sólo podrá alinear al mismo número de futbolistas que tenía en el campo al acordarse la suspensión y si se hubieran efectuado los cambios autorizados, no podrá realizarse ningún otro.

3. También estarán habilitados a intervenir en la nueva fecha, todos aquellos futbolistas que estuviesen pendientes de cumplir sanción que no resulte computable debido al tiempo de juego que aún restase por disputarse, motivo por el cual el sancionado deberá esperar al inmediato siguiente en el que se dispute la totalidad del tiempo previsto para los partidos de la competición de que se trate.

4.- En todo caso, el número de jugadores con los que el equipo se presentará a disputar la reanudación del encuentro, y deducidos aquellos supuestos recogidos en los puntos 1 y 2 del presente artículo, no podrá ser superior a los que hubiesen hecho acto de presencia en el partido y siempre que coincida con el número de los inscritos en el acta correspondiente al encuentro original. 

5.- En el caso de que por suspensión de un encuentro antes de su inicio, este deba celebrarse en nueva fecha, podrán alinearse en al fecha de celebración, los futbolistas reglamentariamente inscritos en la nueva fecha en que se celebre el encuentro aplazado.

6.- Deberán concurrir, además, los requisitos que prevé el Artículo 144.1, apartados d) del presente Reglamento, salvo cuando se trate del supuesto recogido en punto 2 de éste precepto.

Capítulo VIII - De los delegados

Artículo 152.- El club titular del terreno de juego designará para cada partido un delegado de campo, a quien corresponderán las obligaciones siguientes:

a) Ponerse a disposición del árbitro y cumplir las instrucciones que le comunique antes del partido, durante y después del mismo.

b) Ofrecer su colaboración al delegado del equipo visitante.

c) Impedir que, entre las bandas que limitan el terreno de juego y la valla que lo separa del público, se sitúen personas no autorizadas.

d) Comprobar que los informadores, fotógrafos y operadores de radio y televisión estén debidamente acreditados e identificados y procurar que se sitúen a la distancia reglamentaria.

e) No permitir que salgan los equipos al terreno de juego hasta que el mismo se halle completamente despejado.

f) Evitar que tengan acceso a los vestuarios personas distintas de las expresadas en el artículo 134, y en especial, al del árbitro, salvo que éste lo autorice, quienes no sean el delegado federativo y, a los solos efectos de firmar el acta, los entrenadores y capitanes.

g) Colaborar con la fuerza pública.

h) Procurar que el público no se sitúe en lugares próximos a los destinados a los árbitros, futbolistas, entrenadores y auxiliares, o cerca de los vestuarios.

i) Acudir, junto con el árbitro, al vestuario de éste, a la terminación de los dos períodos de juego, y acompañarle, igualmente, desde el campo hasta donde sea necesario para su protección, cuando se produzcan incidentes o la actitud del público haga presumir la posibilidad de que ocurran.

j) Solicitar la protección de la fuerza pública, a requerimiento del árbitro o por iniciativa propia, si las circunstancias así lo aconsejasen.

2. La designación del delegado de campo recaerá en la persona de un directivo -excepto el Presidente- del club, y el que lo sea deberá ostentar un brazalete visible acreditativo de su condición.

3.- Las Federaciones Interinsulares respectivas, podrán regular, mediante acuerdos de sus Juntas Directivas, el modo en el que deberán acreditarse los delegados de campo.

Artículo 153.- 1. Los clubes contendientes deberán designar un delegado de equipo, que será el representante del mismo fuera del terreno de juego y a quien corresponderán, entre otras, las funciones siguientes: 

a) Instruir a sus futbolistas para que actúen antes, durante y después del partido con la máxima deportividad y corrección.

b) Identificarse ante el árbitro, con antelación suficiente al comienzo del encuentro, y presentar al mismo las licencias, numeradas, de los futbolistas de su equipo que vayan a intervenir como titulares y eventuales suplentes, así como de los técnicos y auxiliares.

c) Responsabilizarse de que se abonen los derechos de arbitraje.

d) Firmar el acta del encuentro al término del mismo.

e) Poner en conocimiento del árbitro cualquier incidencia que se haya producido antes, en el transcurso o después del partido.

2. La designación de delegado de equipo podrá recaer en un directivo del club –excepto el Presidente-, y para lo cual habrá de formalizarse la correspondiente licencia federativa.

Artículo 154.- 1. El delegado federativo tendrá la consideración de autoridad deportiva y ostentará la representación de la Federación Canaria de Fútbol o de las Interinsulares, según el caso de que se trate. En el ejercicio de sus funciones supervisará del desarrollo del partido y para ello podrá recabar de los estamentos intervinientes en el encuentro toda la información necesaria que estime oportuna, exigiendo el debido cumplimiento de las normas federativas y elaborando el correspondiente informe que será elevado al órgano competente, el cual tendrá carácter vinculante salvo en los aspectos relacionados con las decisiones técnicas arbitrales. De tal circunstancia se excluyen los encuentros de competición nacional.

2.- Los clubes que deseen solicitar la presencia de un delegado federativo en un encuentro de competición oficial, habrán de cumplimentar el formulario que a tal efecto haya habilitado la Federación respectiva.

3.- Asimismo los clubes asumirán el devengo de los conceptos económicos derivados de la designación y convenientemente aprobados por la Federación Canaria de Fútbol respectiva.

4.- En tal caso, los clubes vendrán obligados a presentar el formulario de solicitud conjuntamente con el documento acreditativo de haber abonado los costes correspondientes. Comprobado el cumplimiento del mencionado requisito, la Federación procederá entonces a la designación de un delegado federativo, que podrá recaer en la figura de cualquier miembro de la organización federativa.

Capítulo IX - De los capitanes

Artículo 155.- 1.- Los capitanes constituyen la única representación autorizada de los equipos en el terreno de juego y a ellos corresponden los siguientes derechos y obligaciones:

a) Dar instrucciones a sus compañeros en el transcurso del juego.

b) Procurar que éstos observen en todo momento la corrección debida.

c) Hacer cumplir las instrucciones del árbitro, coadyuvando a la labor de éste, a su protección y a que el partido se desarrolle y finalice con normalidad.

d) Firmar la primera parte del acta del encuentro antes de su comienzo.

2.- Si alguno de los capitanes incumpliese alguna de estas obligaciones, el árbitro lo hará así constar por diligencia.

Capítulo X - Del árbitro

Artículo 156.- 1. El árbitro es la autoridad deportiva única e inapelable, en el orden técnico, para dirigir los partidos.

2. Sus facultades comienzan en el momento de entrar en el recinto deportivo y no terminan hasta que lo abandona, conservándolas, por tanto, durante los descansos, interrupciones y suspensiones, aunque el balón no se halle en el campo.

3. Tanto los directivos como los futbolistas, entrenadores, auxiliares y delegados de los clubes, deben acatar sus decisiones y están obligados, bajo su responsabilidad, a apoyarle y protegerle en todo momento para garantizar la independencia de su actuación y el respeto debido al ejercicio de su función, así como su integridad personal, interesando, a tales fines, si preciso fuere, la intervención de la fuerza pública.

Artículo 157.- Corresponden a los árbitros las siguientes obligaciones:

1. Antes del comienzo del partido:

a) Inspeccionar el terreno de juego para comprobar su estado, el marcaje de líneas, las redes de las porterías y las condiciones reglamentarias que en general, tanto aquél como sus instalaciones, deben reunir, dando al delegado de campo las instrucciones precisas para que subsane cualquiera deficiencia que advierta.

Si el árbitro estimara que aquellas condiciones no son las apropiadas para la celebración del partido, por notoria y voluntaria alteración artificial de las mismas, o por omisión de la obligación de restablecer las normales cuando la modificación hubiese sido consecuencia de fuerza mayor o accidente fortuito, acordará la suspensión o no inicio del encuentro.

b) Ordenar, asimismo, la suspensión del partido en caso de mal estado del terreno de juego, incluso sobrevenido, no imputable a acción u omisión, y en los demás supuestos que se establecen en las disposiciones vigentes.

c) Inspeccionar los balones que se vayan a utilizar, exigiendo que reúnan las condiciones reglamentarias.

d) Examinar las licencias de los futbolistas titulares y suplentes, así como las de los en-trenadores y auxiliares advirtiendo a quienes no reúnan los requisitos reglamentarios que pueden incurrir en responsabilidad.

Sin embargo, el árbitro impedirá la participación de futbolistas cuando de forma indubitada haya comprobado la existencia de una suplantación de identidad.

En el caso de las licencias tramitadas por el sistema de gestión online, el árbitro verifi-cará que aquellas no tengan las fotografías en formato papel superpuesta sobre la digital. Si así fuese, impedirá la participación del titular de la licencia y retendrá la licencia, enviándola junto con el acta arbitral a la Federación, ello al objeto de que los órganos disciplinarios actúen en consecuencia.

En defecto de alguna licencia, el árbitro requerirá el D.N.I. o cualquier otro documento que permita comprobar la identidad del interesado que pretende participar en el encuentro, debiendo firmar en el acta del partido. En el caso de que no pudiera llevarse a efecto cualquiera de los requisitos anteriormente expuestos, aquel no podrá inscribirse en el acta del partido y en consecuencia no podrá intervenir en el partido.

e) Hacer las advertencias necesarias a los entrenadores y capitanes de ambos equipos para que los jugadores se comporten durante el partido con la corrección y deportividad debidas.

f) Ordenar la salida de los equipos al terreno de juego.

2. En el transcurso del partido:

a) Aplicar las Reglas de Juego, siendo inapelables las decisiones que en esta materia adopte durante el desarrollo del encuentro.

b) Tomar nota de las incidencias de toda índole que puedan producirse.

c) Ejercer las funciones de cronometrador, señalando el inicio y terminación de cada parte, y el de las prórrogas, si las hubiere, así como la reanudación del juego en caso de interrupciones, compensando las pérdidas de tiempo motivadas por cualquier causa.

d) Detener el juego cuando se infrinjan las Reglas y suspenderlo en los casos previstos, si bien siempre como último y necesario recurso.

e) Amonestar o expulsar, según la importancia de la falta, a todo futbolista que observe conducta incorrecta o proceda de modo inconveniente y asimismo a entrenadores, auxiliares y demás personas reglamentariamente afectadas.

f) Prohibir que penetren en el terreno de juego sin su autorización, otras personas que no sean los futbolistas acreditados y los jueces de línea.

g) Interrumpir el juego en caso de lesión de algún jugador que le impida moverse, ordenando su retirada del campo por medio de las asistencias sanitarias.

3. Después del partido:

a) Recabar de cada uno de los delegados de los clubes que compitieron, informes sobre posibles lesiones sufridas en el transcurso del juego.

b) Redactar de forma fiel, concisa, clara, objetiva y completa, el acta del encuentro, así como los informes ampliatorios, remitiendo, con la mayor urgencia, y por el procedimiento más rápido, una y otros, a las entidades y organismos que se expresa en el presente Reglamento. Se omitirán juicios de valor, debiendo describir exclusivamente los hechos.

c) Asignar, en su caso, las claves disciplinarias, a los hechos que hubieren acaecido antes, durante o después del partido.

4. El equipo arbitral designado para dirigir un encuentro deberá personarse en el campo con una antelación mínima de una hora; tratándose del Fútbol Sala será de 30 minutos.

Capítulo XI - De las actas

Artículo 158.- 1. El acta es el documento necesario para el examen, calificación y sanción, en su caso, de los hechos e incidentes habidos con ocasión de un partido.

2. Constituirá un cuerpo único y el árbitro deberá de hacer constar en ella los siguientes extremos:

a) Fecha y lugar del encuentro, denominación del terreno de juego, clubes participantes y clase de competición.

b) Nombre de los futbolistas que intervengan durante el partido y de los suplentes de cada equipo, con indicación de los números asignados a cada uno, así como de los entrenadores, auxiliares, delegado de los clubes, de partido y de campo o pista, jueces de línea o de mesa y el suyo propio.

c) Resultado del partido con mención de los jugadores que hubieran conseguido los goles en su caso.

d) Sustituciones que se hubieran producido, con indicación del momento en que tuvieron lugar.

e) Amonestaciones o expulsiones que hubiera decretado, exponiendo claramente las causas, y expresando el nombre del infractor, su número de dorsal y el minuto de juego en que el hecho se produjo.

f) Incidentes ocurridos antes, durante y después del encuentro, en el terreno de juego o en cualquier otro lugar de las instalaciones deportivas o fuera de ellas, siempre que haya presenciado los hechos o, habiendo sido observados por cualquiera otro de los miembros del equipo arbitral, le sean directamente comunicados por el mismo.

g) Deficiencias advertidas en el terreno de juego y sus instalaciones, en relación con las condiciones que uno y otras deben reunir.

h) Cualquiera otra observación que considere oportuno hacer constar.

Artículo 159.- 1. Antes de comenzar el encuentro se consignarán en el acta losextremos a que se refieren los apartados a)y b) del Artículo anterior y, a continuación,será suscrita por los dos capitanes yentrenadores. Finalizado el partido, se harán constar en ella los pormenores que se especifican en los demás apartados del mismo precepto y será firmada por el árbitro y por los delegados de los clubes que contendieron. La firma, que es inexcusable, no implicará conformidad con lo consignado por el colegiado.

2. El original del acta corresponderá a la Federación organizadora y sedestinarán copias a los dos clubes contendientes y al Comité Técnico de Árbitros correspondiente. Todos los mencionados deberán leer con detenimiento el acta, al objeto de formular, en su caso, las reclamaciones y denuncias que estimaren procedentes.

Artículo 160.- Terminado el partido y formalizada el acta, el árbitro entregará al delegado de cada club la copia que le corresponde y remitirá el original a la Federación organizadora, debiendo obrar en la misma antes de las veinticuatro horas del día laborable siguiente al del encuentro

Artículo 161.- Cuando así lo obliguen o aconsejen circunstancias especiales, el árbitro podrá formular, separadamente del acta, informes ampliatorios o complementarios, debiendo en tal caso remitirlos a la Federación organizadora, quien a través de sus órganos disciplinarios darán traslado a los clubes contendientes. 

Capítulo XII - De las autorizaciones federativas

Artículo 162.- 1. Se precisará, con carácter general, expresa autorización de la Federación Canaria de Fútbol o de las Federaciones Interinsulares, según el ámbito de sus competencias, para organizar cualquier tipo de partido, torneo o actividad en la que participen clubes, futbolistas, árbitros o entrenadores federados, incluso de carácter amistoso.

Dicha autorización queda subordinada, en cualquier caso, a las exigencias derivadas de la celebración de los campeonatos que se organicen y a la circunstancia de que en la misma fecha no coincida con una jornada del calendario oficial.

2.- Las autorizaciones vendrán supeditadas a que el encuentro o torneo amistoso se soliciten con diez días de antelación como mínimo, ante la Federación correspondiente, acompañando las bases por las que se regirá el encuentro o torneo, fecha, horario y campo de celebración del mismo, categoría de los equipos participantes, así como el consentimiento de éstos. También deberán acreditar la cobertura sanitaria y la responsabilidad civil derivada del evento, así como las demás autorizaciones que la legislación vigente prevé para estos efectos.

3.- Las Federaciones Interinsulares respectivas declinan cualquier responsabilidad en el supuesto caso de que autorizado un encuentro o torneo amistoso con sujeción a las condiciones previstas en el punto anterior, se derivara el incumplimiento de las mismas.

4.- De producirse lo anterior, las Federaciones Interinsulares respectivas, podrán, de oficio, a través de sus órganos competentes, incoar el correspondiente expediente disciplinario en aras a depurar las responsabilidades en las que hubiere podido incurrirse.

Índice - Reglamento General Deportivo de la Federación Canaria de Fútbol


Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitarle su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

Acepto