ÚLTIMA HORA

Reglamento General Deportivo de la Federación Canaria de Fútbol

TÍTULO V - De las competiciones
Capítulo X - Del árbitro

Artículo 156.- 1. El árbitro es la autoridad deportiva única e inapelable, en el orden técnico, para dirigir los partidos.

2. Sus facultades comienzan en el momento de entrar en el recinto deportivo y no terminan hasta que lo abandona, conservándolas, por tanto, durante los descansos, interrupciones y suspensiones, aunque el balón no se halle en el campo.

3. Tanto los directivos como los futbolistas, entrenadores, auxiliares y delegados de los clubes, deben acatar sus decisiones y están obligados, bajo su responsabilidad, a apoyarle y protegerle en todo momento para garantizar la independencia de su actuación y el respeto debido al ejercicio de su función, así como su integridad personal, interesando, a tales fines, si preciso fuere, la intervención de la fuerza pública.

Artículo 157.- Corresponden a los árbitros las siguientes obligaciones:

1. Antes del comienzo del partido:

a) Inspeccionar el terreno de juego para comprobar su estado, el marcaje de líneas, las redes de las porterías y las condiciones reglamentarias que en general, tanto aquél como sus instalaciones, deben reunir, dando al delegado de campo las instrucciones precisas para que subsane cualquiera deficiencia que advierta.

Si el árbitro estimara que aquellas condiciones no son las apropiadas para la celebración del partido, por notoria y voluntaria alteración artificial de las mismas, o por omisión de la obligación de restablecer las normales cuando la modificación hubiese sido consecuencia de fuerza mayor o accidente fortuito, acordará la suspensión o no inicio del encuentro.

b) Ordenar, asimismo, la suspensión del partido en caso de mal estado del terreno de juego, incluso sobrevenido, no imputable a acción u omisión, y en los demás supuestos que se establecen en las disposiciones vigentes.

c) Inspeccionar los balones que se vayan a utilizar, exigiendo que reúnan las condiciones reglamentarias.

d) Examinar las licencias de los futbolistas titulares y suplentes, así como las de los en-trenadores y auxiliares advirtiendo a quienes no reúnan los requisitos reglamentarios que pueden incurrir en responsabilidad.

Sin embargo, el árbitro impedirá la participación de futbolistas cuando de forma indubitada haya comprobado la existencia de una suplantación de identidad.

En el caso de las licencias tramitadas por el sistema de gestión online, el árbitro verifi-cará que aquellas no tengan las fotografías en formato papel superpuesta sobre la digital. Si así fuese, impedirá la participación del titular de la licencia y retendrá la licencia, enviándola junto con el acta arbitral a la Federación, ello al objeto de que los órganos disciplinarios actúen en consecuencia.

En defecto de alguna licencia, el árbitro requerirá el D.N.I. o cualquier otro documento que permita comprobar la identidad del interesado que pretende participar en el encuentro, debiendo firmar en el acta del partido. En el caso de que no pudiera llevarse a efecto cualquiera de los requisitos anteriormente expuestos, aquel no podrá inscribirse en el acta del partido y en consecuencia no podrá intervenir en el partido.

e) Hacer las advertencias necesarias a los entrenadores y capitanes de ambos equipos para que los jugadores se comporten durante el partido con la corrección y deportividad debidas.

f) Ordenar la salida de los equipos al terreno de juego.

2. En el transcurso del partido:

a) Aplicar las Reglas de Juego, siendo inapelables las decisiones que en esta materia adopte durante el desarrollo del encuentro.

b) Tomar nota de las incidencias de toda índole que puedan producirse.

c) Ejercer las funciones de cronometrador, señalando el inicio y terminación de cada parte, y el de las prórrogas, si las hubiere, así como la reanudación del juego en caso de interrupciones, compensando las pérdidas de tiempo motivadas por cualquier causa.

d) Detener el juego cuando se infrinjan las Reglas y suspenderlo en los casos previstos, si bien siempre como último y necesario recurso.

e) Amonestar o expulsar, según la importancia de la falta, a todo futbolista que observe conducta incorrecta o proceda de modo inconveniente y asimismo a entrenadores, auxiliares y demás personas reglamentariamente afectadas.

f) Prohibir que penetren en el terreno de juego sin su autorización, otras personas que no sean los futbolistas acreditados y los jueces de línea.

g) Interrumpir el juego en caso de lesión de algún jugador que le impida moverse, ordenando su retirada del campo por medio de las asistencias sanitarias.

3. Después del partido:

a) Recabar de cada uno de los delegados de los clubes que compitieron, informes sobre posibles lesiones sufridas en el transcurso del juego.

b) Redactar de forma fiel, concisa, clara, objetiva y completa, el acta del encuentro, así como los informes ampliatorios, remitiendo, con la mayor urgencia, y por el procedimiento más rápido, una y otros, a las entidades y organismos que se expresa en el presente Reglamento. Se omitirán juicios de valor, debiendo describir exclusivamente los hechos.

c) Asignar, en su caso, las claves disciplinarias, a los hechos que hubieren acaecido antes, durante o después del partido.

4. El equipo arbitral designado para dirigir un encuentro deberá personarse en el campo con una antelación mínima de una hora; tratándose del Fútbol Sala será de 30 minutos.

Índice - Reglamento General Deportivo de la Federación Canaria de Fútbol


Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitarle su navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

Acepto